un vástago

3 de diciembre
martes I de adviento

Is 11, 1-10 De su raíz florecerá un vástago

Y floreces en mi año tras año, a esta edad tardía; revolotea tu espíritu sobre mí; fortaleces mi debilidad; pones tus palabras en mi boca, siervo de labios impuros transformados por tu don y tu gracia; tus aguas colman mi mar; me desbordas en flores; tus alas de paloma, tus plumas de colibrí, vuelo en tu vuelo; tu lealtad cinturón de mis caderas. Y aunque retozo junto al escondrijo de la serpiente nada temo porque tú vas conmigo, tu vara y tu cayado me sosiegan.

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa. Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *