Tu propia carne

8 de marzo
Viernes después de ceniza

Is 58, 1-9 Y no cerrarte a tu propia carne

En la humanidad herida. En el que pobre, en el que sufre, en el que no comprendo, en el que es tan diverso de mi que no lo acepto, en el que tiene otra cultura, otras opciones vitales, en que es diferente, en el que como yo, es pobre y limitado y vulnerable. Por eso me pides no cerrarme a mi propia carne.

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa. Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *