Tomás

3 de julio
Santo Tomás

Jn 20, 24-29 Hemos visto al Señor

Con la certeza cierta e inexplicable, lo dice el alma inflamada en tu presencia real, lo canta la lengua hecha pedazos por no poder expresar tanta verdad vivida, hemos visto al Señor, estás vivo, nos da la vida. Tomás, abre los ojos que van más allá del mirar, escucha sin tus oídos, toca lo que no pueden alcanzar tus manos, huele su paso misterioso, gusta qué bueno es el Señor en tu vida. Dichosos los que crean si haber visto.

07.03

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa. Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

3
Leave a Reply

avatar
3 Comment threads
0 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
3 Comment authors
Cristóbal SerranoJosefa.GHortensia Recent comment authors
  Subscribe  
Notify of
Hortensia
Guest
Hortensia

En el misterio más claro
En la certeza más oscura
Ahí estas alcanzándome
Llevando mi mano a tu costado

Josefa.G
Guest
Josefa.G

¡¡Tengo plena certeza de verte todos los días!! En los acontecimientos diarios, en la fracción del Pan, ni que decir en todo lo creado (para mi es un deleite sin fronteras). Puedo decir que soy afortunada de haber recibido ese Don tan maravilloso que es la FE, la cual intento cultivarla y alimentarla a diario.¡¡Gracias Señor por tu manifestación!!

Cristóbal Serrano
Guest
Cristóbal Serrano

“Señor mío, y Dios mío”

Manos y dedos cubren mis ojos
y así camino ciego, suponiendo tanto;
buscándote cauto hasta flaquear
por Tu ausencia desde la hora de la cruz:
madero, dolor y quebranto.

Dudas del alma sofocan mi ansia
y, entonces, cual Tomás extraviado,
desdeño en mi mente rencorosa
Tu historia desde la hora de Belén:
de pobre Niño a Jesús resucitado.

Manos temerosas de Tu costado,
dedos incrédulos que esquivan Tus heridas,
costado y heridas de prójimos cercanos
que demandan desde la hora de mi fe:
entrega, renuncia y vida.