Todo el ser

4 de noviembre
Domingo XXXI

Mc 12, 28-34 Con todo el corazón, con todo el entendimiento, con todo el ser

Amarte así. Con todo mi ser. Sin reservarme espacios. Sin reservarme tiempos. Sin reservarme pensamientos: todo tuyo, en todo lugar, en todo momento. Mi vida en tus manos. Se que no es así, pero tu gracia me mueve a amarte de todo corazón, con todo mi entendimiento, con todo mi ser. Y me mueves a amar al prójimo como a mí mismo.

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa. Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

Un comentario en “Todo el ser”

  1. No es solo que te quiera
    o que mire con tus ojos
    y respire con tu brisa
    es que ni siquiera llega la sangre a mi corazón si no es el tuyo el que palpita

    Mc 12, 28-34

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *