Pobre Lázaro

25 de febrero
Jueves II de cuaresma

Lc 16, 19-31 hasta los perros se acercaban a lamerle las llagas

Las llagas de la humanidad. Tan lacerantes. Tan terribles, tan desconocidas para mi, que vivo entre los privilegiados del mundo. Conviérteme, Señor, ríndeme y conviérteme al evangelio, hazme misionero de tu misericordia.

02.25

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa. Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

2 opiniones en “Pobre Lázaro”

  1. Lc 16, 19-31.
    “… ten compasión de mí y envía a Lázaro para que moje en agua la yema de su dedo y refresque mi lengua…”

    Para saciar la sed de Tu ausencia, Señor.
    Aunque a lo largo de la vida, tantas veces te hemos evitado, Señor, eludido y olvidado: una gota de agua para seguir esperando tu misericordia divina.

Comentarios cerrados.