Paz

8 de abril
II domingo de Pascua

Jn 20, 10-31 Paz a vosotros

La paz no, tu paz. La paz que orea mi vida y la refresca, la paz que asienta mi existencia en tu manantial de frescura cuando es estío, en tu cálido oasis, cuando me arropas, en los rigores del invierno. Tu paz que es dicha y gozo inesperado, cimiento y constancia, fortaleza y escudo rendido. Tu paz de la luz primera que torna el alma pura, tu paz que es morada eterna, tu paz que llena de belleza el abismo de tu oscuridad. Sin tu paz no soy nada.

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa. Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

Un comentario en “Paz”

  1. Más allá del tiempo y las fuerzas está mi amor por ti: eterno y humilde

    Hch 2, 42. Para Antonio Bringas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *