Palabra

1 de junio
Domingo IX

Dt 11, 18-26 Meteos estas palabras mías en el corazón y en el alma

Y no solo ahí, sino que nos pides que las atemos  a la muñeca como un signo, y que las pongamos de señal en nuestra frente. Tu Palabra, Señor, que es siempre signo de bendición.  Tu Palabra, que es roca y baluarte, donde quiero construir mi vida. Tu Palabra, Señor, que hace brillar tu rostro sobre nosotros. Tu Palabra, Señor, que me llega este domingo y me pone ante ti. Tu Palabra, Señor, que quiero acoger y hacer mía para que me hagas tuyo.

Visitación

31 de mayo
La Visitación

Lc 1, 39-56 Proclama mi alma la grandeza del Señor

Con el Magníficat, con el canto de María cuando va a servir a su pariente Isabel, al saber que está encinta en su vejez, termina el mes de mayo. Proclama mi ser tu grandeza, señor, porque me has dado el don de María: María nos muestra el camino de la auténtica vida cristiana. Siguiendo su ejemplo de fe, de pobreza evangélica y de disponibilidad al Señor, esperamos reflejar en torno nuestro  la cordialidad con que María acogió a Dios y a los hombres. Como Ella queremos comprometernos plenamente con las exigencias del misterio de nuestra vocación. Que así sea.

Corazón de Jesús

30 de mayo
Sagrado Corazón de Jesús
Dt 7. 6-11 Por puro amor vuestro

Si el Señor se enamoró de vosotros y os eligió no fue por vuestros méritos sino por muro amor vuestro, por mantener su palabra y su alianza. Y así, este amor nos invita a amar, porque el amor es de Dios y todo el que ama ha nacido de Dios y conoce a Dios.  Si Dios nos amó de esta manera, desde su corazón, enviado a su Hijo para salvarnos, nosotros debemos amarnos unos a otros. Y esta fiesta del Sagrado Corazón de Jesús, lleno de amor, nos invita a amar.

La mano de María en el corazón de su Hijo. Llena de amor.

Oración

29 de mayo
Jueves VIII
Mc 10, 46-52 Jesús ten compasión de mi

Oración tantas veces repetidas, oración del corazón, oración que todo lo llena, oración que se acompasa a la respiración, al ser en ti y desde ti, oración que da la vida, oración ininterrumpida a lo largo de la jornada, oración repetitiva, oración que no piensa, que expresa, que suplica, que confía, que abandona el ser en ti, Señor, esperando y deseando la salvación. Oración del ciego de Jericó, Señor, ten compasión de mí.

Servidor

28 de mayo
Miércoles VIII
Mc 10,32-45 El que quiera ser grande que sea vuestro servidor

Ser servidor: Puedo tomar conciencia de todas las personas que, a lo largo del día, me sirven, sirven a la sociedad en la que vivo: la portera de casa, el barrendero de la calle, el policía que cuida la Audiencia Nacional, el vendedor de periódicos, los carmelitas que tienen abierta la iglesia a las siete y media del a mañana para servirte y servirnos, el guardia de seguridad del colegio….Todos ellos, y muchos más, del trayecto de la comunidad al colegio. Son grandes. Sirven calladamente, sin que nadie les tenga en cuenta. Sirven desde abajo. Como tú, Señor.

Santidad

27 de mayo
Martes VIII

1 P 1, 10-16 El que os llamó es santo; como él, sed también vosotros santos

A la santidad estamos llamados, nada más y nada menos. Y sin embargo nos conformamos con ser medianamente santos, mediocremente seres, mitad corrientes y mitad….Llamados a la santidad, porque tú, Señor, que nos llamas nos haces santos en ti, nos haces hermanos e hijos tuyos. Voy a dejar que durante un minuto tome conciencia de la vocación a la que me llamas. Y abismarme en esta realidad de santidad, para desearla.

Sin glosa

26 de mayo
Lunes VIII
Mc 10, 17-27 Una cosa te falta: anda. Vende lo que tienes, dales el dinero a los pobres

Benedicto XVI dirigiéndose a la Unión de Superiores Generales, señaló hace unos meses con elegancia, y poniendo el dedo en la llaga: “es interesante constatar que tienen riqueza de vocaciones aquellos institutos que han conservado y han escogido un tenor de vida con frecuencia muy austero y fiel al evangelio vivido sine glossa”.

El evangelio de hoy tan unido al inicio de mi vocación. Concédeme ( concédenos a los religiosos y religiosas) vivirlo con radicalidad. Rezad por ello.

 

 

No te olvides

25 de mayo
Corpus

Dt 8,2-3.14b-16 No te olvides del Señor tu Dios

Olvido que existes, Señor, cuando creo que todo lo puedo, que todo lo domino, que todo lo controlo, que todo lo consigo…o quiero creerlo.  Y entonces desapareces de mi vida, te hago desaparecer, porque creo que soy dios. Te olvido cuando te concedo poco espacio en mi vida, poco tiempo, cuando no estás en mi horizonte vital…cuando no te amo con radicalidad. Y a pesar de mis olvidos tú nunca me olvidas, sino que me tienes en tu presente de amor.Y por eso me regalas, cada día, tu cuerpo que me llena de vida.

Oración

24 de mayo
Sábado VII semana

St 5, 13-20 Mucho puede hacer la oración intensa del justo

La oración, Señor, vivifica y unifica todas las formas de existencia. Cubre espacios de tiempo infinitos, atraviesas pasado, presente y futuro y actúa sin descanso a favor de todos los seres. La oración en ti, Señor, salva a la humanidad, aunque nadie se de cuenta. La oración es un pulmón que purifica nuestra sociedad. Una aguja de acupuntor que sana el cuerpo social. La oración en ti, Señor, es fuente de vida y de verdad. Hazme hombre de oración.

 

Compasivo y…

23 de mayo
Viernes VII semana
St 5, 9-12  Porque el Señor es compasivo y misericordioso

Porque eres compasivo y misericordioso, porque me desbordas con tu gracia sin que yo lo sepa y lo note, porque me vistes con las galas de tu fidelidad y así apuntalas la fragilidad de mi constancia, porque me adornas con la paciencia que tienes conmigo, por eso, Señor, y por tantas cosas que crecen en lo oculto y en el silencio, te bendigo y no olvido tus beneficios, porque perdonas todas mis culpas, rescatas mi vida de las fosas donde me meto, porque me colmas de gracia y de ternura.