Orza y alcuza

12 de junio
Martes X

I Re 17, 7-16 No me queda pan cocido

Tan solo me queda un puñado de harina en la orza y un poco de aceite en la alcuza. Pero respondo a tu petición, lo comparto contigo, y luego quedo en manos de Dios. Este ejemplo de hoy, de la viuda de sarepta, que pones ante mis ojos, contrasta con mi egoísmo, con el individualismo, con el no hacernos responsables del hambre del mundo, de la indigencia, de los descartados. Encerrado en mi propia carne, me olvido del prójimo. Hazme crecer, Señor, en justicia social.

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa. Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

Un comentario en “Orza y alcuza”

  1. Bienaventurados los viajeros que por causa del Espíritu vencen la comodidad y se asoman al abismo
    Bienaventuradas las mujeres que confían su vida al forastero porque de ellas nace la luz del mediodía
    Bienaventurados aquellos que no se ocultan, ni se callan porque tienen el corazón lleno de palabras generosas
    Bienaventurados los valientes que se dejan pisotear, pero no vencer, por la absurda realidad que mueve el mundo

    1R 17, 7-16 ; Mt 5 1-14

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *