Luz resucitada

15 de abril
Miércoles II de pascua

Jn 3, 16-21 La luz vino al mundo

Dios de Dios, luz de luz, Dios verdadero de Dios verdadero, veánte mis ojos, dulce Jesús bueno, véante mis ojos y muera yo luego en la claridad despierta de tu luz recién resucitada, de esa luz que me permite ver lo que el ciego ve cuando derrites mis entrañas de tinieblas con el resplandor de tu verdad. Tu luz delante de mis ojos, para verte de verdad.

04.15

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa. Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

2 opiniones en “Luz resucitada”

  1. “…La luz vino al mundo, y los hombres prefirieron las tinieblas a la luz porque sus obras eran malas…”
    Tú Señor nos iluminas con tu luz, y con tu muerte y resurrección nos redimes de nuestras obras malas y de la muerte eterna.

    Permítenos Señor que con tu gracia caminemos por la senda de la fe, y formando un mosaico de voluntades transmitir alguna claridad, para, siguiendo tu huella, encontrarte en el camino.

Comentarios cerrados.