Límpiame

26 de junio
Viernes XII

Mt 8, 1-4 Si quieres puedes limpiarme

Una vez más me dirijo a ti y te digo, Señor, si quieres puedes limpiarme. Lo digo con fe, con confianza, sabiendo que en mi lepra está mi debilidad, para que solo tú me hagas fuerte. No digo nada más que esta oración, tantas veces repetida, siempre desde la fe y la confianza: Señor, si quieres, puedes limpiarme. Límpiame, por tu misericordia dame vida.

Hospital

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa. Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

2 opiniones en “Límpiame”

  1. Me impresiona mucho éste pasaje del Evangelio, ésta mujer que se sabe inferior a los demás, pero no le importa se acerca y busca la forma de tocar a Jesús. Admiro su Fe, creo que esa debe ser mi actitud, depositar toda mi confianza en Dios, en todos los momentos de mi vida.
    Y humildemente le pido que me limpie de todo lo que me aleja de Él.

  2. “Si quieres puedes…” puedes limpiarme, puedes curarme, puedes todo, Señor. Limpiarme de mis faltas de caridad, de mis dudas, de mis perezas y faltas de paciencia, de mis dudas y mis sombras. Curarme de mis miedos, de mis inseguridades, de mis miradas perdidas y de mis vueltas de espalda. Señor, si tú quieres puedes limpiarme…. Dame la fe del leproso, yo haré lo que tú me digas.

Comentarios cerrados.