Grano de mostaza

30 de octubre
Martes XXX

Lc 13, 18-21 Se parece a un grano de mostaza

Todavía me asombro de la dinámica de tu reino, de su estrategia tan extraña. Como un grano de mostaza, diminuto, que no cuenta, desapercibido, inevitablemente perdido en su pequeñez, olvidado, y sin embargo va a crecer, sin que yo sepa cómo, y va a transformarse, de una manera asombrosa, inaudita, en un arbusto donde anidan los pájaros. Así es. Lleno de granos de mostaza en mi corazón, que están esperando, Señor, que tu reino los haga brotar en mi.

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa. Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

4
Leave a Reply

avatar
4 Comment threads
0 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
4 Comment authors
José Luis PajuelobeatrizHortensiaJosefa.G Recent comment authors
  Subscribe  
Notify of
Josefa.G
Guest
Josefa.G

¡¡Qué parábola más profunda!! Es la paciencia de Dios, con el hombre.
Vamos avanzando lentamente, Él nos va alimentando, robusteciendo nuestra fe.
Poco a poco tenemos que llegar a ser árboles donde se puedan cobijar nuestros semejante, donde puedan recibir tú Gracia, ya que la llevamos dentro por puro Amor.¡¡Haz Señor, que mi fe fermente!!

Hortensia
Guest
Hortensia

Todos los ojos fijos en Ti, árbol de vida. Tú tienes mi vida como un grano de mostaza.

beatriz
Guest
beatriz

Somos como semillas que un día escaparon de tus manos, como suspiros fugaces lanzados a la vida esperando germinar al calor de tu mirada

José Luis Pajuelo
Guest
José Luis Pajuelo

Solo en la confianza en Dios, sin saber como, sin apenas notarlo, la semilla que plantó en nuestro corazón, aunque algunas veces nos parezca y nos sintamos insignificantes, en su amor crece y crece convirtiéndose en un gran arbusto que acoge, que da sombra y sirve de cobijo para otros.
En estos tiempos de dificultad, de sentirnos insignificantes manejados por las potencias, en tu confianza Señor, espero que mi pequeñez germine y de frutos en abundancia.