Epulón

28 de febrero
Jueves II de cuaresma

Lc 16, 19-51 Había un hombre que se vestía de púrpura y lino

Ese soy yo. Esa es la humanidad engordada en la injusticia social: banqueteando en la abundancia, espléndidamente, cada día. Con miles de productos muy dispensables al alcance de la mano, y del bolsillo, en las estanterías de los supermercados. De esos mismos supermercados donde, de noche, van a revolver basura los lázaros de nuestra sociedad. Ya que tengo riquezas, señor, hazme rico en misericordia y compasión, ábreme a mi propia carne humana en el necesitado.

02.28

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa. Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

4
Leave a Reply

avatar
4 Comment threads
0 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
4 Comment authors
LucíaJosefa.GbeatrizHortensia Recent comment authors
  Subscribe  
Notify of
Hortensia
Guest
Hortensia

En la opulencia
el ser que me has dado
pierde su gran ser

beatriz
Guest
beatriz

En los comienzos dijo Dios: “¿dónde está tu hermano?”

Josefa.G
Guest
Josefa.G

Desgraciadamente seguimos viendo ésta narración Bíblica.
Hoy prevalece, el que más acopio de cosas hace.
Tengo que agradecer siempre a Dios, los primeros pasos en mi fe, mi padre nos fue instruyendo en saber valorar lo que Dios nos daba, y si alguno venía a casa por algo, lo nuestro era suyo.
Si en la vida no nos creáramos necesidades falsas, no habrían tantos Lázaros, ni tanta injusticia en el mundo.
¡Siempre me conmueve éste evangelio!

Lucía
Guest
Lucía

“Soy solamente un peregrino…” ha dicho en su despedida S.S. Benedicto XVI.

En su Pontificado con sus Encíclicas, sus visitas, su bendición y su sonrisa nos ha iluminado a todos, creyentes y agnósticos. Su vida y ejemplo continuará haciéndolo. ¡Que Dios le acompañe!