Epifanía

6 de enero
Epifanía de Nuestro Señor

Mt2, 1-12 Cayendo de rodillas lo adoraron

Que mis rodillas, mis pies, mis piernas, mis manos, mis brazos, mi corazón, mis entrañas, mi mente, todo mi ser, te adore en este día lleno de luz. Postrado ante ti, Señor, Dios de Dios, luz de luz, estrella de mis noches, guía en mi oscuridad, don, dádiva, tu gloria llega y me conmueve, amaneces aurora de salvación. Te veo y quedo radiante, vuelvas en mi la riqueza de tu misericordia. Dame humildad para acercarme a ti en el más necesitado.

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa. Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *