Entrañado

3 de marzo
Sábado II de cuaresma

Lc 15, 11-32 Lo abrazó, se le echó al cuello y le cubrió de besos

Pastoréame, buen pastor, amado, desde tus entrañas conmovidas por mi pecado, que anida en el dolor de mi corazón, en el desgarro de querer y no hacer lo que quiero. Pastoréame alzándome en tus hombros, dejando caer mi cabeza en tu pecho, abrazándome estrecho, besando mi corazón que te anhela mientras ando solo por la espesura de mi desarraigo. Mientras vuelvo a ti.

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa. Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *