El labrador

29 de abril
V domingo de pascua

Jn 15, 1-8 Mi padre es el labrador

Ara mi cuerpo, Señor, con el rastro de tu misericordia. Haz de mi carne tierra fértil, esponjosa, receptiva, fecunda a la semilla de tu gracia. Enriza mi vida en tu ser eterno. hazme flor diminuta, fruto explosivo de tu dicha y alegría. Se tu, una vez más, el labrador de mi ser.

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa. Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *