Colaboradores de Dios

5 de septiembre
Miércoles XXII

I Cor 3, 1-9 Nosotros somos colaboradores de Dios

Mi corazón una acequia en tus manos, que tú conduces donde quieres, que riega la tierra que tú has preparado; mi cuerpo barro en tus manos de alfarero, para que dispongas mi forma y moldees lo que deseas de mí; frágil vasija de barro, instrumento tuyo; siervo inútil soy, buscando cada día hacer tu voluntad. Que me olvide de mí mismo, que no me engría, que no me crea nada, sino criatura tuya, desaparecida, desapercibida, en tus manos de Padre.

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa. Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *