No soy digno

17 de septiembre
Lunes XXIV

Lc 7, 1-10 Señor, no soy digno de que entres en mi casa

Estas palabras, que merecen un elogio encendido de Jesús, “os aseguro que en todo Israel no he encontrado tanta fe”, son las que repetimos cada día en la eucaristía, antes de la comunión. No soy digno de que tú vengas, y vienes. No soy digno de que entres en mi casa y estás conmigo, compartiendo cada momento de mi historia, los que están más cerca de ti,  y también en los que pretendo alejarme. Aquí estás tú, siempre, en mi interior, en mi casa.

 

 

Doy gracias

16 de septiembre
Domingo XXIV semana

1 Tim 1, 12-17 Doy gracias a Cristo…

…porque me hizo capaz, se fió de mi, me confió este ministerio, tuvo compasión de mi, derrochó su gracia en mí, dándome la fe y el amor en Cristo, se compadeció de mi, mostró conmigo toda su paciencia.

En pocas líneas el autor de esta carta a Timoteo desborda de agradecimiento por todo lo que Jesús, el Salvador, ha hecho en su vida.  Me uno, contigo, a él. Te doy gracias, Señor, porque….

Virgen de los Dolores

15 de septiembre
La Virgen de los Dolores

Jn 19, 25-27 Junto a la cruz de Jesús estaba su madre
María  permanece fiel, junto a la cruz de Jesús. María acompaña el dolor y el sufrimiento del Hijo, en medio de su dolor y sufrimiento como Madre. María acoge el don que recibe, y es acogida como don por Juan, el discípulo amado. María se hace presencia de amor para el hijo abandonado. María, alcánzanos la gracia de ser como tú, de permanecer, acompañar y acoger el sufrir de tantos hombres y mujeres de nuestro mundo.

Escucha y contempla:

 

http://es.youtube.com/watch?v=D3hABJAVDhE

Cruz

14 de septiembre
La exaltación de la Santa Cruz
Fil 2, 6-11 Y una muerte de Cruz

Buscar un momento en el día de hoy para contemplar tu cruz, en una imagen, en una persona, en una situación de nuestro mundo…Contemplar tu cruz y adorarte recordando las palabras del evangelio: tanto amó Dios al mundo que entregó a su único Hijo para que no perezca nadie, sino para que tengan vida eterna, para que el mundo se salve por él.

Elegidos, antos, amados…

13 de septiembre
Jueves XXIII

Col 3, 12-17 Como elegidos de Dios, santos y amados, vestíos….
Antes de continuar leyendo de que me tengo que vestir quiero que me recrees, Señor, con la realidad que me muestra tu Palabra: soy elegido tuyo, estoy llamado por ti a la santidad, soy profundamente amado por ti. Elegido, santo, amado, llamado, desde esta verdad que hoy me muestras, a vivir vestido de ti mismo, revestido por tu Espíritu, de misericordia entrañable, bondad, humildad, dulzura y comprensión.  Gracias por tratar de hacerlo en mi así.
 

 

 

Dulce Nombre de María

12 de Septiembre
Dulce Nombre de María

Lc 1, 27 El ángel fue enviado por Dios a una Virgen. La Virgen se llamaba María

Contemplar, una vez más, la escena de la Anunciación. María en su casa, en su ambiente, en su quehacer. María toda abierta a Dios, a su presencia, a su don. María dispuesta a aceptar, acoger, dejarse turbar por algo que la saca de sí, nunca imaginado. María que ve transformada su vida. María que, desde ese momento, comienza a darle su carne a Dios. María…

Hoy fiesta patronal de los religiosos marianistas, rezad para que seamos en nuestro mundo como María: que cumplamos nuestra misión de dar a Jesús.

Arraigados en El

11 de septiembre
Martes XXIII
Col 2, 6-15 Ya que habéis aceptado a Cristo, proceded según él, arraigados en él.
Reconozco, Señor, que recibo de ti el ser, que te nombro y te quiero como Señor de mi vida, aunque tantas veces me cueste arraigarme en ti, hundir en tu ser de misericordia mis raíces, poner ante la luz de tu mirada sanadora las profundidades ocultas de mi ser. Deseo proceder según tu quieras, deseo dejarme construir por ti en la fe que me han transmitido. Para hacerlo deseo, como tú, pasar la noche orando a Dios, y luego recibir la misión a la que me destinas.

 

 

Completar

 

 10 de septiembre
Lunes XXIII
Col 1, 24-2,3 Así completo en mi carne los dolores de Cristo
El dolor, físico, psicológico, moral, está presente en nuestro mundo, probablemente en nuestra vida. El dolor, que en sí debe ser evitado, pues Dios nos llama a vivir bienaventurados y felices, puede convertirse en una fuente de vida. Me puede ayudar a desprenderme de mi mismo, a reconocer mi limitación, a ofrecerme, a unirme a Cristo en la cruz. De nuevo, Señor, pongo ante ti a los que más sufren: ayúdame a ser, en tu nombre, vida para ellos.

 

 

Posponer

9 de septiembre
Domingo XXIII

Lc 14, 25-33 Si alguno se viene conmigo y no pospone…

Terminar esta frase, poniendo sinceramente, ante Dios, nuestro deseo de seguir a Jesús, que nos llama, cada día, a seguirle sin reservas, con todo nuestro ser. Pero cada uno sabemos, ¿bien?, qué necesitamos renunciar para estar más libres para Jesús. El evangelio nos da la clave: renunciar  a sí mismo. Cada uno, con la ayuda de Dios, lo tratamos de aplicarlo a nuestra vida.

 

 

Natividad de María

8 de septiembre
Natividad de la Virgen María

 

Salmo 12 Desbordo de gozo con el Señor

Cantaré al Señor por el bien que me ha hecho, por tanto bien como la humanidad ha recibido de María. Tu nacimiento, Virgen María, me hace desbordar de gozo, proclamar la grandeza del Señor porque tantas generaciones después te seguimos felicitando y nos seguimos felicitando por ti, de que quien ha nacido el Salvador del mundo. Nos alegramos y regocijamos y queremos mostrar a los demás nuestra alegría profunda.  Que es la tuya.