Epifanía

6 de enero
Epifanía de Nuestro Señor Jesucristo

Mt 2, 1-12 Le ofrecieron regalos

Caigo de rodillas como los magos y te ofrezco el don de mi vida. Tras tantos años no se bien como hacerlo, como ir más allá de mi sensibilidad y mi emotividad, de los sentidos y de la inteligencia, cómo desprenderme de todo para regalarme todo. Tú sabes cómo hacerlo en mi, Señor, por eso, una vez más, me regalo y te adoro.

La Adoracion de los Reyes

Bendito seas

5 de enero
II domingo después de Navidad

Ef 1,3-6 Bendito sea Dios

Me quedo enganchado en esta frase inicial, bendito seas, Señor, bendito seas, Dios, padre de Nuestro Señor Jesucristo, Bendito seas, Jesús Amado, fruto del vientre de María, bendito seas Espíritu de Amor, donación total, bendita seas trinidad santa, bendito sea, tú nos has elegido para que seamos santos e inmaculados en tu amor. A ti gloria y alabanza por los siglos.

Tu amor

3 de enero
Viernes antes de Epifanía

I Jn 2, 29-3, 6 Mirad que amor tan grande nos ha tenido el Padre para llamarnos hijos de Dios, pues ¡lo somos!

En esta exclamación está contenido todo el asombro, toda la admiración, toda la dicha de saberme hijo tuyo, fruto de tu amor. ¡Lo somos, lo soy! Gracias, Señor.

Los confines

2 de enero
Jueves antes de Epifanía

Salmo 97 Los confines de la tierra han contemplado la salvación de nuestro Dios

Desde el norte y el sur, del este y el oeste, a toda la tierra alcanza tu pregón y hasta los límites del orbe tu lenguaje. Tú eres el Dios vivo y verdadero, nuestro Dios y Señor, el salvador. Luz sobre toda luz. Te adoro.

Santa María madre de Dios

1 de enero de 2020
Santa María, Madre de Dios

Números 6, 22-27 El Señor te bendiga y te proteja, ilumine su rostro sobre ti y te conceda su favor. El Señor te muestre su rostro y te conceda la paz

Señor, ante ti pongo a todas las personas que hoy lean este comentario. Se para ellos y sus familias, cada día de este año, fuente abundante de bendición.

Fin de año

31 de diciembre
Octava de Navidad

I Jn 18-21 es la última hora

Hora final del año. Desde el principio del mismo estabas tú y en mi vida. Por medio de ti se ha hecho todo. Gracias por tanto don recibido. Perdona, Señor, mi corazón extraviado. Dadme vuestro amor y gracia, que ellas me bastan.

Tu gracia

30 de diciembre
Octava de navidad

Lc 2, 36-40 Y la gracia de Dios estaba con él

Tú vas creciendo, Jesús, y la gracia de Dios estaba contigo. Y tú estás conmigo, tu gracia vale más que la vida, te alabarán mis labios. Toda mi vida de bendeciré y alzaré las manos invocándote, como Ana, la hija de Fanuel, que te sirvió día y noche toda su vida, con ayunos y oración. Como el anciano Simeón, cuyos ojos esperaban ver la luz de la salvación.