Arcoiris

21 de febrero
Jueves VI

Gn 9, 1-13 esta es la señal de la alianza que establezco con vosotros. Pondré mi arco en el cielo.

Tu alianza, de generación en generación, llega hasta a nosotros. Y el arcoíris sigue sorprendiéndonos cada vez que aparece, inesperado siempre, y nos recuerda tu infinita misericordia y compasión, a la que se acogen todos los hombres y mujeres, de cualquier raza o credo, de cualquier condición. Gracias.

De tu mano

20 de febrero
Miércoles VI

Mc 8, 22-26 Llevándolo de la mano

Así me llevas tú, Señor. de la mano. Y me conduces hacia fuentes tranquilas, y reparas mis hueras. Y me untas saliva en los ojos, y me impones las manos y me preguntas ¿Ves algo?, y te digo que te veo a ti, y veo hombres…y me pones otra vez las manos en los ojos, miro y veo con tu claridad. Gracias.

Felices

17 de febrero
VI domingo

Mt 5, 6,17.20-26 Bienaventurados

Bienaventurado soy, Señor, por el don de la fe. Bienaventurado porque creo en tu resurrección. Bienaventurado pues se que está en mi vida y que me tienes como un árbol plantado al borde de la acequia de tu gracia. Bienaventurado pues me envuelves con las maravillas de tu amor. Alegras mi vida y me haces saltar de gozo. Gracias por tanta dicha y don.

Árbol de la vida

16 de febrero
Sábado V

Gn 3, 9-24 para cerrar al hombre el camino del árbol de la vida

Que volviste a abrir con el árbol de la cruz. Y donde nació el pecado sobreabundó la gracia. Por la entrañable misericordia de nuestro Dios nos ha visitado el sol que nace de lo alto, para iluminar a los que vivimos en tinieblas y en sombras de muerte, para guiar nuestros pasos por el camino de la paz.

He pecado contra ti

15 de febrero
Viernes V

Gn 3, 1-8 Tomó de su fruto y comió

Tantas veces he comido de este fruto, lleno de aromas atrayentes, bello a la vista, dulce al paladar, de tacto suave, y he escuchado la voz del mal, come, serás como Dios. Y he tomado y he comido. Me has abierto los ojos y he descubierto que estoy desnudo. Sin embargo, siempre me has puesto al alcance de tu misericordia, y por tu gracia no me he escondido de ti.

Tu paz

14 de febrero
Jueves V

Lc 10, 1-9 Paz a esta casa

Tu pacificas mis moradas, das reposo a mis párpados, apaciguas mi corazón. Gracias, señor. Tu paz me dejas. Hazme instrumento de tu paz. Que donde haya, yo ponga amor. Que donde haya discordia, yo ponga unión. Que donde haya desesperación yo ponga esperanza. Que donde haya tinieblas, yo ponga luz. Tu luz, Señor, me hace ver la luz. Hazme un instrumento de tu paz.

Interior impuro

13 de febrero
Miércoles V

Mc 7, 14-23 Lo que sale de dentro del hombre, eso sí que hace al hombre impuro

Misericordia, Dios mío, por tu bondad. Por tu inmensa compasión borra mi culpa. Lava del todo mi delito, limpia mi pecado. Pues yo reconozco mi culpa, tengo siempre presente mi pecado. Te gusta un corazón sincero, en mi interior me inculcas sabiduría. Lávame, quedaré más blanco que la nieve. Señor, me abres los labios y mi boca proclama tu alabanza.

A tu imagen

12 de febrero
Martes V

Gn 1,20-2,4 Hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza

Me has creado a tu imagen y semejanza, varón. Envuelto en tu manto desde el momento de mi concepción. Revestido de tu dignidad por el bautismo, unido a tu hijo Jesús, amado en el amado transformado. Ser humano, para servirte y cantar tus alabanzas, desde que sale el sol hasta el ocaso. Bendice alma mía a tu creador.