Semilla

19 de junio
Miércoles XI

IICor 9, 6-11 Multiplicará vuestra semilla

Bien es verdad. Sin que yo sepa como tú multiplicas la semilla que tú mismo has sembrado en mí. Y me haces dar fruto: diez, cincuenta, ciento por uno, según sopla el viento y tu gracia caldea mi corazón. Gracias, Señor

AUTO_12.tif

Prueba

18 de junio
Martes XI

IICor 8, 1-9 Deseo comprobar la sinceridad de vuestro amor

Comprueba, Señor, que se amar desde tu propio amor. Que ando un tanto desmantelado afectivamente, y solo deseo que tú me centres en el amor a ti, exclusivo y único, y en el amor al prójimo, hasta dar mi vida como tú la diste. Tú, siendo rico, te hiciste pobre por nosotros para enriquecernos con tu pobreza. Que comprenda que esta es la única y verdadera dinámica de tu amor.

Soberanía de la gracia

17 de junio
Lunes XI

IICor 6, 1-10 En el tiempo favorable te escuché, ahora es el día de la salvación

El tiempo de tu salvación pertenece a la soberanía de tu gracia. En ella me tienes, me acunas, me renuevas, me apapachas, cada día Señor. Cada instante vas tejiendo el tapiz de mi vida entramado en ti, como la tinta con la que tatúas mi corazón, que es tuyo, libre y liberado por la acción de tu misericordia.

Desde siempre

16 de junio
Santísima trinidad

Pr 8, 22-31 Antes de los abismos fui engendrada, antes de los manantiales de agua

Desde siempre y por siempre, Señor, antes de la creación del mundo, antes del tiempo y del espacio, en la misma eternidad, eras, eres y serás Trinidad de amor, amor infinito, comunión infinita que me penetra, donde me introduces por el don te tu misericordia. Antes de los abismos, antes de los manantiales de agua, antes de que tuviera sed de ti.

tesoro frágil

14 de junio
Viernes X

II Cor 4, 7-15 Llevamos el tesoro en vasijas de barro

Bien lo sé. En fragilísima vasija de barro. para que se vea que una fuerza tan extraordinaria, que una gracia tan inmensa, que un don tan maravilloso, no proviene de mí, sino que es obra de tu bondad en mi vida. Tú me miras, me sigues cada día misericordeando, me llamas, envuelves mi ser, y me sostienes. Gracias, Señor.

Santo

13 de junio
Jesucristo, sumo eterno sacerdote

Is 6, 1-4.8 Santo, santo, santo es el Señor

Santo. Y bello, eres el más bello de los hombres, en tus labios se derrama la gracia. Y bueno, tu bondad y tu misericordia me acompañan todos los días de mi vida. Y verdadero, tú eres la verdad y la vida. Toda santidad procede de ti, toda la belleza nace en tu belleza, toda la bondad, toda la verdad. Y nos la brindas con tu encarnación, con tu muerte y tu resurrección. Nos revistes de tu salvación. Bendito seas por siempre, Señor.

Brille la luz

11 de junio
martes X

Mt 5,13-16 Brille así vuestra luz ante los hombres

Mi luz es tu luz. Tú eres la luz y siembras claridades en mi vida. Tu luz me hace ver la luz. Tú eres la luz del mundo, Señor. Tu luz ilumina las tinieblas y las sombras de muerte de mi vida. Me transfiguras en tu luz admirable. Tú eres la luz del mundo Señor. Gracias. Hazme brillar para gloria de tu nombre.