31 de marzo
Martes V de cuaresma

Salmo 101 Señor escucha mi oración

Señor escucha mi oración que mi grito llegue hasta ti. No me escondas tu rostro el día de la desgracia. Señor, auméntanos la fe, la esperanza y la caridad en medio de esta crisis sanitaria mundial.


30 de marzo
Lunes V cuaresma

Salmo 22 Aunque camine por cañadas oscuras nada temo, porque tú vas conmigo

Pon este salmo en mi boca y en mi corazón, un ancla para confiar en Ti en medio de la desesperanza, del dolor, de la incertidumbre, del despojamiento radical, del sufrimiento desbordado. El señor es mi pastor, nada me falta. Reparas mis fuerzas. Tu vara y tu cayado me sosiegan.

29 de marzo
V domingo de cuaresma


Jn 11, 1-45 Jesús se echó a llorar

Llegas, Jesús, y lloras, con el dolor del mundo en mil pedazos. Ante la muerte el silencio y tu Palabra. Brota la vida en la tumba. Resucita por ti el misterio hecho carne.

mi causa

28 de marzo
Sábado IV de cuaresma

Jr 11, 18-20 A ti he confiado mi causa

Así es Señor. Desde siempre y por siempre en tus manos está la causa de la humanidad. Más allá de mi pobre comprensión. Se que tú eres Dios. Que eres amor. Señor, Dios mío, a ti me acojo, líbrame de mis perseguidores y sálvame.

Vida en ti

26 de marzo
Jueves IV cuaresma

Ex 32, 7-14 Multiplicaré vuestra descendencia como las estrellas del cielo

Creo en ti, Señor. Creo en tu palabra. Creo en tu promesa. Se que haces fecunda mi vida y multiplicas mi descendencia, que es la tuya, como las estrellas del cielo. Se que me das una tierra prometida, para que la posea para siempre. La tierra de la vida eterna, la fecundidad de vivir por siempre en ti. Mi vida en tus manos. Sea lo que sea, te doy las gracias.

refugio y fuerza

24 de marzo
Martes IV cuaresma


Salmo 45 Dios es nuestro refugio y nuestra fuerza

Poderoso defensor en el peligro. Por eso no tememos, aunque tiemble la tierra, y los montes se desplomen en el mar. El Señor del universo está con nosotros. Pones en mi boca este salmo hoy, Señor, y lo digo con todo mi corazón, con todo mi ser, con toda la verdad de que soy capaz: tú eres nuestro refugio y nuestra fuerza.

de la luz

22 de marzo
IV domingo de cuaresma

Ef 5, 8-14 Vivid como hijos de la luz

En estos momentos tan críticos en nuestro mundo, tu Palabra nos llama hoy a vivir como hijos de la luz, en tu luz. Toda bondad, tan necesaria ahora, toda justicia, imprescindible, toda verdad, que es vivir ante ti con un corazón son fruto de la luz que tú nos das y nos ofreces. Dios de Dios, luz de luz. Despertemos. Cristo, tú nos iluminas con tu luz.