caído

26 de noviembre
Martes XXXIV

Dn 2, 31.45 Se hicieron pedazos a la vez el hierro y el barro, el bronce, la plata y el oro, triturados como tamo en una era en verano

Y no quedó piedra sobre piedra de tanto sueño y fantasía, de tanto deseo de omnipotencia narcisista, de tanta nada que pareciera todo en medio de su aparente resplandor. Así los imperios, así las imaginaciones de mi corazón. Solo quedas tú, solo tú bastas.

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa. Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *