Cerca

12 de julio
Jueves  XIV semana
Mt 10, 7-15 Id y proclamad que el reino de los cielos está cerca

Se lo dice Jesús a los apóstoles y  nos lo dice también a nosotros. A ti y a mi. Anunciar el evangelio, dar testimonio con nuestra vida de las bienaventuranzas, proclamar el año de gracia de Dios, que nos salva, que está con nosotros, establecer procesos de liberación en nuestra sociedad, curar enfermos, resucitar muertos, limpiar leprosos, echar demonios, hacer presente la paz y la utopía del Mesías. Y hacer todo esto gratis, pues gratis hemos recibido todo.

En todo momento

11 de julio
San Benito

Salmo 33 Bendigo al Señor en todo momento

Esto es lo que hizo san Benito, abad, patrono de Europa, padre del monacato occidental,  generador de vida y de cultura unida a la fe. esto es lo que hizo, bendecirte en todo momento, con la oración y el trabajo, teniendo tu alabanza siempre en la boca, contemplándote y quedando radiante, gustando y viendo qué bueno eres, buscando la paz y corriendo tras ella. Dejando por ti todo y recibiendo cien veces más y heredando la vida eterna.

Lucha

10 de julio
Martes XIV semana
Gn 32, 22-32 Un hombre luchó con él hasta la aurora.

Tras la lucha en el torrente Yaboc Jacob sale bendecido, fortalecido y cojo, pues su contrincante, ¿Dios mismo?, le ha paralizado un tendón.  “He visto a Dios cara a cara y he quedado vivo”.
Así, en tantas luchas contigo, Señor, en tantas noches, en tantos momentos de cuerpo a cuerpo con tu misterio, me paralizas, me dejas cojo, y al mismo tiempo me bendices y me haces ver tu rostro. Y quedo, para siempre, marcado por ti. Inexplicablemente.

Risa

9 de julio
Lunes XIV semana
Mt 9, 18-26 Se reían de él

Cuando dijo Jesús la niña no está muerta, está dormida, se reían de él. ¿Quién se habrá creído que es?, pensarían unos, ¿creerá que tiene poder para resucitar a los muertos? Otros murmurarían entre sí: ¿no habrá visto la realidad, que la niña es un cadáver? Y dice el evangelio que cuando echaron a toda esa gente, tan murmuradora, tan inquieta, tan inquisitiva, entró Jesús, cogió a la niña de la mano, y ella se puso en pié. Y la noticia se divulgó por toda la comarca. ¿Qué pensarían?

Mies

8 de julio
Domingo XIV semana

Lc 10, 1-12 Rogad al dueño de la mies que envíe obreros a su mies

Hagamos esto hoy. Roguemos al dueño de la mies que envíe obreros a su mies. Que mande muchos jóvenes, chicos y chicas, dispuestos a entregar su vida por el evangelio, en medio de nuestras ciudades, pueblos, campos. Jóvenes que sepan dialogar con nuestra cultura y manifestar el amor exclusivo por Dios y por los hermanos y hermanas más necesitados. En la vida laical, en la vida religiosa, en la vida sacerdotal.

Engaño

7 de julio
Sábado XIII semana
Gn 27, 1-5.15-29 ¿Eres tú mi hijo Esaú? Respondió Jacob: Si, lo soy

Jacob engaña a su padre, suplanta a su hermano, poniéndose la piel de un cabrito. Su padre, ciego, palpa sus brazos y los encuentra peludos, como los de Esaú. Y por eso le bendice y le concede la primogenitura.
Esta historia, y tantas otras de la Biblia, me hablan de la condición humana, tan tejida de debilidades, de miseria, de engaños. Dios se sirve de ella, de ti y de mi, para escribir su historia de salvación. Dejemos que actúe. Y que nos transforme.

 

 

Justos y pecadores

6 de julio
Viernes XIII semana
Mt 9, 9-13 No he venido a llamar a los justos, sino a los pecadores
Repitamos esta frase del evangelio de hoy  y pidamos a Dios que, a fuerza de anidarla en nuestro corazón, vaya determinando nuestro obrar, nuestro actuar, nuestra manera de mirar a los que nos rodean, la percepción de la realidad, nuestros discernimientos, nuestra opciones vitales. Seamos, como Jesús, pastores de misericordia que se acercan a  los más alejados, a quien lo necesita.

Sacrificio

5 de julio
Jueves XIII semana

Gn 22, 1-19 Toma a tu único hijo
¡Abrahán! Aquí me tienes. Respuesta rápida, en total disposición. No sabía Abrahán que Dios le pedía en sacrificio a su hijo, su único hijo.
¿Qué estoy dispuesto darte de mi vida? ¿Qué estaría dispuesto a sacrificar? ¿hasta dónde estaría dispuesto a aceptar tu voluntad? ¿Qué, quién, es mi hijo, mi único hijo, al que estaría dispuesto a ofrecerte, sin reservas, a pesar del dolor de corazón?
Preguntas para las que no tengo respuesta. Solo pedirte: haz de mí lo que quieras y  que sea lo que sea, te de las gracias.

Cien años

4 de julio
Miércoles XIII semana
Gn 21, 5.8-20 Abrahán tenía cien años cuando le nació su hijo Isaac

Nunca es tarde, el tiempo en manos de Dios tiene otra medida. Los acontecimientos suceden cuando tienen que suceder, en su sazón. A veces somos nosotros los que nos impacientamos y precipitamos que las cosas sean, y las abortamos por nuestras prisas. ¿Alguno de nosotros puede anticipar que salga el sol? Abrahan tuvo fe, confianza en que se cumpliría la promesa. Y tuvo
que esperar cien años, una eternidad, para verla realizarse.

Ver y creer

3 de julio
Santo Tomás apóstol

Jn 20, 24-29 Si no veo…no creo

“Si no lo veo no lo creo” es una expresión que desde los tiempos de santo Tomás ha recorrido el lenguaje, la experiencia humana. Necesito ver para creer, necesito tocar para aceptar, necesito probar para saber, necesito tener certezas para avanzar. Otra es la dinámica del evangelio: “dichosos los que creen sin haber visto”. Creo, Señor, pero aumenta mi poca fe.