Teresa de Lisieux

1 de octubre 2007
Lunes XXVI
Lc 9, 46-59 El más pequeño de vosotros es el más importante
¿Me creo estas palabras, tan pequeñas, que son tu Palabra de vida? El más pequeño no es el más grande, ni el que tiene más poder, ni más prestigio, ni más cosas, ni más, sino el que desde lo que es menos es de verdad, es en Ti y para los demás. ¿Me creo estas palabras? Me gustaría vivirlas como hizo Santa Teresa del niño Jesús, tan pequeña, tan mínima en su carmelo de Lisieux, tan grande, tan enorme en la misión de la Iglesia.

 

Justicia, fe, amor…

30 de septiembre
Domingo XXVI
I Tim6, 11-16 Practica la justicia, la fe, el amor, la paciencia, la delicadeza

La exhortación de Pablo nos llega esta mañana de domingo. Practicar la justicia con el que más lo necesita y no ignorarle como el rico Epulón a Lázaro, practicar la  fe, que es confianza en Dios, que sostiene nuestra vida, practicar el amor con la las notas de la paciencia y de la delicadeza, que todo lo pueden. Ponerme ante Ti, Señor, y pedirte que me hagas como tú, justo, lleno de confianza en el Padre, dador de amor y vida, paciente con los demás, con una delicadeza abierta a toda necesidad. Ser como Tú, Señor, al menos este domingo.

 

 

Arcángeles

29 de septiembre
Santos Arcángeles
Dn 7, 9-10.13-14 Miles le servían, millones estaban a sus órdenes

Como los ángeles, Señor, deseo servirte, estar a tus órdenes, contemplar tu gloria,  alabarte y bendecirte, estar todo  para ti, ser todo tuyo, dar gracias a tu nombre, ser tu mensajero, acercarte… Como los ángeles, Señor, cuya vida solo existe en ti, por ti, para ti. Ser un ángel este día, Señor, por tu misericordia, para dar testimonio de ti.

 

 

 

¿Quién?

28 de septiembre
Viernes XXV

Lc 9, 18-22 ¿Quién dice la gente que soy yo?

En esta primera pregunta nos enredamos muchas veces, y nos ponemos a hablar de los creyentes o los que no lo son, de una sociedad cada vez más alejada de Jesús, de… La segunda pregunta llega directamente, como un dardo enamorado, hasta el centro de mi corazón,  y tú ¿quién dices que soy yo?. Y quiero creer que de mis labios brota, con la misma claridad, la respuesta de Pedro: El Mesías de Dios.

Situación

27 de septiembre
Jueves XXV

Ageo 1, 1-8 Meditad en vuestra situación
Poned la realidad de mi vida, de nuestra vida, de nuestra sociedad, de nuestro mundo cada vez más globalizado y sufriente ante el cedazo de tu palabra. Mirar la realidad sabiendo que, en ella,  estás escribiendo una historia de amor con cada uno de nosotros, con la humanidad. Hacer una lectura creyente de lo que sucede darte gracias, pedirte perdón, suplicarte en silencio viendo tu salvación. Poner una mirada de fe en la situación del día de hoy.

Nada de nada

26 de septiembre
Miércoles XXV
Lc 9, 1-6 No llevéis nada para el camino

Ni bastón, ni alforja, ni dinero. Os envío a proclamar el reino de Dios y a curar enfermos, lo que es signo de la presencia de este reino entre vosotros. No llevéis nada para el camino. Llevadme a mí, que soy el mismo camino. No confiéis en vuestras fuerzas, en vuestra capacidad. No pongáis la seguridad en lo que no la tiene. Vivid con austeridad y contención. Yo soy vuestra riqueza y vuestra fuerza. Eso es lo que ahora me dices, Señor.

Alegría

25 de septiembre
Martes XXV
Salmo 121 ¡Qué alegría cuando me dijeron, vamos a la casa del Señor!
Uno de los cantos más antiguos y repetidos que recuerdo, con el que se inician tantas celebraciones de la eucaristía. Canto que invita a la alegría porque somos invitados a tu mesa, porque vienes hasta nosotros y nos abres las puertas de tu casa, porque has puesto tu tienda entre nosotros. Y, sin embargo, nos cuesta manifestar esta alegría, nuestras celebraciones no invitan al canto y a la danza…Que en el día de hoy manifieste la alegría de tu evangelio, Señor.

Candil tapado

24 de septiembre
Lunes XXV

Lc 8, 16-18 Nadie enciende un candil y lo tapa con una vasija
Tú nos haz encendido, Señor. Has puesto en cada uno de nosotros la luz de tu imagen y semejanza a la que hemos sido creados, las derramado en cada uno de nosotros la luz de tu Espíritu Santo,  sigues invitándonos a contemplarte a ti, luz de luz, para quedar radiantes…Y muchas veces tapamos con una vasija tu luz, y no iluminamos, y la apagamos sin darnos cuenta. Haznos luz desde tu luz.

En lo pequeño

23 de septiembre
Domingo XXV
Lc 16, 1-13 El que es de fiar en lo menudo, también en lo importante es de fiar

Por eso me fío de Ti, Señor, porque estás presente en lo pequeño de cada día, desde que suena el despertador por la mañana, en la oración de la comunidad, en el camino hacia el trabajo, en los saludos y las sonrisas, en las dificultades y los rechazos, en las personas que se preocupan de mi, en las personas que me preocupan, en lo sencillo, ahí estás presente. Y por eso eres tan importante en mi vida, la llenas de sentido, la llevas a la plenitud.

 

 
 

El sembrador

22 de septiembre
Sábado XXIV semana
Lc 8, 4-15 Salió el sembrador a sembrar su semilla


Una vez más, Señor, esta parábola. Tú eres el sembrador, yo soy también sembrador en ti. Para ti, para tu semilla, soy a veces borde del camino, terreno pedregoso, zarzas, e incluso tierra buena. Tu Palabra es la semilla: la escucho y a veces desaparece de mi corazón, me produce alegría pero no enraíza en mi vida, creo en ella pero en la prueba fallo… Que te escuche con un corazón noble y generoso, guarde la semilla de tu palabra y de fruto perseverando.