en tu amor

29 de mayo
Viernes VII de pascua

Jn 21, 15-19 ¿Me amas?

Sí, señor, tú lo sabes todo, tú sabes que te quiero, y que quiero amarte cada día más y más, aunque esté todavía en el un poco menos. Purifica mis deseos, enciende mi corazón, hazme parte de tu vida, inflama con tu amor mi amor.
Santa María, pacificadora, ruega por nosotros

De gozo

28 de mayo
Jueves VII de pascua

Salmo 15 me saciarás de gozo en tu presencia

Una vez más pones en mis labios y mi corazón este salmo. Yo digo al Señor tú eres mi bien. Tengo siempre presente al Señor, con él a mi derecha no vacilaré. Por eso se me alegra el corazón y se gozan mis entrañas. Me enseñarás el sendero de la vida, me saciarás de gozo en tu presencia, de alegría perpetua a tu derecha.
Gracias
Santa María, agraciada y agradecida, ruega por nosotros

Necesitados

27 de mayo
Miércoles VII de Pascua

Hechos 20, 28-38 es trabajando como se debe socorrer a los necesitados.

En medio de una situación de crisis mundial, con la economía en riesgo, con miles de personas pasando necesidad, haz, Señor, que mi trabajo, que mis trabajos, contribuyan al bien común y a paliar tanto mal.

Santa María, madre de la Iglesia, ruega por nosotros

Testigo

26 de mayo
Martes VII de pascua

Hechos 20, 17-27 Ser testigo del evangelio de gracia de Dios

Esto es lo que te pido, Señor. Completar mi carrera, consumar el ministerio que recibí de ti con mi vocación religiosa. Esto es lo que intento, Señor, cada día, con mi pobreza, con mi debilidad, con el deseo, que se acrecienta, de ser solo tuyo y para ti. Evangelio encarnado en medio de nuestro mundo, testigo pleno de tu amor. Tu espíritu me ayude.
Santa María, madre de la Palabra

Espíritu I


25 de mayo
Lunes VII semana

Hechos 19, 1-8 ¿Recibisteis el Espíritu Santo?

Tu Espíritu en el bautismo. Tu Espíritu en la confirmación. Tu espíritu en el orden sacerdotal. Tu Espíritu cada día, me ama y me mueve al amor. Tu espíritu me vivifica. Hazme en ti don.
Santa María, abierta al espíritu, ruega por nosotros

The Ascension of Jesus Christ; medieval manuscript miniature on vellum, Spanish, 15th century. From an antiphonary at the Soria Chapter House, Soria, Spain by the Master of Burgo de Osma, letter U, Choirbook 7.

Ascensión

24 de mayo
La Ascensión de Nuestro Señor

Ef 1,17-23 Ilumine los ojos de vuestro corazón

Ilumina los ojos de mi corazón, para que pueda comprender cuál es la esperanza a la que me llamas, Señor, amado, elegido, bendecido por ti. Ilumina los ojos de mi corazón para que sepa ver en todo la gloria sencilla e infinita de tu presencia viva. Ilumina los ojos de mi corazón para ver la realidad de los que sufren, de los que padecen cualquier tipo de adversidad. Ilumina los ojos de mi corazón, o mantenme en la oscuridad de la ceguera, lo que tú quieras, sea lo que sea te doy las gracias.

Santa María de la luz, ruega por nosotros


23 de mayo
Sábado VI de pascua

Jn 16, 23-28 pedid y recibiréis

Dadme, Señor, lo que más me ayude a marte y servirte. Dadme vuestro amor y gracia, que ellas me bastan
Reina Asunta al cielo, ruega por nosotros

22 de mayo
Viernes VI de pascua


Jn 16, 20-23 se alegrará vuestro corazón y nadie os quitará vuestra alegría

Ahh! Esta era la clave que ayer se me escapa. Volverás a vernos, aunque nosotros no lo comprendamos demasiado, y cada vez que vivíamos en los acontecimientos de la vida diaria, por la fe, tu presencia viva y alentadora, la tristeza se convertirá en alegría, el luto en danza, y ya nadie podrá quitarnos la alegría. Y cuando comprendamos lo que va más allá de toda comprensión ese día ya no te preguntaremos nada, Señor.
Reina Inmaculada, ruega por nosotros

 

21 de mayo
Jueves VI de pascua

Jn 16, 16-20 Vuestra tristeza se convertirá en alegría

No se cómo toda la tristeza de la humanidad en estos dos últimos meses se puede convertir en alegría, pero confío en ti.
Reina de los santos, ruega por nosotros

20 de mayo
Miércoles VI de pascua

Jn 16, 12-15 Cuando venga el Espíritu de la verdad

Cuando venga el espíritu de la verdad, tu espíritu, que me haga más tuyo y menos mío, que me haga arder en sed de ti, que me vivifique para alabanza de tu gloria, que me consuma en tu amor, que me haga vivir para narrar las maravillas de tu acción en mi vida.
Reina de las vírgenes, ruega por nosotros