Vocación

18 de enero
Sábado I

Mc 2, 13-17 Sígueme

Envía, señor, obreros a tu mies. Especialmente mujeres y hombres que quieran vivir su vocación con radicalidad, haciendo de ti su todo. Pon tu llamada en el corazón de jóvenes dispuestos a amarte sobre todas las cosas, y amar a su prójimo como a ti mismo.

mi deseo

17 de enero
Viernes I

I Sm 8, 4-7.10-22 danos un rey

Siempre pidiéndote. Lo que deseamos, lo que anhelamos, lo que envidiamos del otro, lo que nos acerca a ti, lo que nos aparta de ti, lo que nos conviene, lo que no nos conviene. Tú siempre escuchas nuestros deseos, tantas veces de omnipotencia narcisista. Y como un Padre bueno que vela por sus hijos nos das lo que necesitamos para más amarte y servirte, respetando nuestra libertad. Gracias, Señor, por tu don y providencia.

orante en la noche

15 de enero
Miércoles I

Mc 1, 29-39 Se levantó de madrugada, cuando todavía estaba oscuro, se marchó a un lugar solitario y se puso a orar.

Aquí estoy, señor, vengo porque me has llamado. Habla señor, que tu siervo escucha. Esto te decimos cada día, antes de que claree el alba, tantas mujeres y hombres a los que nos has regalado el don de la oración: tantas veces distraída o somnolienta, siempre fecunda en el misterio de tu amor. Así cada día nos unes a ti.

Mi regocijo

14 de enero
Martes I semana

I Sm 2, Mi corazón se regocija en el Señor, mi salvador

Así es. El gozo en el señor es mi fortaleza. En medio de mi debilidad tú me haces fuerte, Señor, porque me haces vivir contigo. Toda mi vida te bendeciré y alzaré las manos invocándote, porque fuiste mi auxilio, y a la sombra de tus alas canto con júbilo. Todo mi ser está unido a ti y tu diestra me sostiene.

tu reino

3 de enero
Lunes I semana

Mc 1, 14-20 Está cerca el reino de Dios

Así lo proclama Jesús en tu nombre, Señor. Se ha cumplido el tiempo y está cerca el reino de Dios. Tu reino es vida, tu reino es verdad, tu reino es justicia, tu reino es paz. Venga a nosotros tu reino, Señor. El reino que misteriosamente habita en mi interior, y me hace participar de tu ser real. Hazme realmente tuyo, Señor, y de nadie más.

Tu hijo amado

12 de enero
El bautismo del Señor


Mt 3, 13-17 Este es mi hijo amado, en quien me complazco

Escuchemos hoy tu voz, abramos nuestro corazón a tu palabra, señor, que nos hace hijos en el hijo, muy amados. Esta frase la pronuncias para mi, hoy, y te escucho. Y la escucho en nombre de los que no se consideran amados ni dignos de ser amados por lo que sea, tanto da. Que en tu Iglesia, Señor, seamos un testimonio de amor y de acogida para todos, sin ninguna exclusión, en tu nombre.

 

Queda limpio

11 de enero
Tiempo de Navidad

Lc 5,12-16 Señor si quieres puedes limpiarme

A tu tiempo y en tu momento me limpias, cuando tu dispones. El tiempo de la liberación pertenece a la soberanía de tu gracia. Mientras espero en el señor, espero en tu palabra, más que el centinela la aurora. Quiero, queda limpio.

Amor y III

10 de enero
Tiempo de Navidad

IJn 4,19-5,4 Quien ama a Dios ame también a su hermano

¿Cómo puedo decir que te amo a ti, a quien no veo, si no amo a mi hermano, a quien veo? ¿Cómo puedo vivir esa disociación en el amor? ¿Por qué digo que me siento amado por ti y no soy capaz de amar desde tu mismo amor? Sáname, señor, porque he pecado contra tu amor.

La beata Adela de Batz, te amó con todo el corazón y el alma. Y así amó con un corazón no dividido y abierto a todos.

Amor II

9 de enero
Tiempo de Navidad

IJn 4, 11-18 Su amor ha llegada en nosotros a su plenitud

Si nos amamos unos a otros estamos en ti, Señor, plenos en tu plenitud. Danos esa capacidad de amar que procede de ti. Amor desinteresado, generoso, que no busca nada propio sino que se da generosamente a los demás. Porque se que me amas y necesito darme, sin limitación, sin medida, porque tú eres mi padre.