Tu gloria

26 de abril
San Isidoro de Sevilla

Mt 5, 13-16 Para que den gloria a vuestro Padre que está en los cielos

Todo para mayor gloria tuya. Todo para amarte más y servirte mejor. Todo en ti, todo por ti, solo para ti. Para dar más y mejor testimonio de tu amor, con mi ser tuyo.

A toda

25 de abril
Miércoles IV de Pascua

Mc 16, 15-20 Id al mundo entero y proclamad el evangelio a toda la creación

Elegido, llamado, enviado. Proclame mi vida, mi palabra, mi silencio, todo mi ser, unido a ti, la alegría de tu evangelio, la maravilla de tu misericordia, el gozo de saberme trastornado por tu amor.

Buen pastor y III

24 de abril
martes IV de pascua

Jn 10, 22-30 Mis ovejas escuchan mi voz, y yo las conozco, y ellas me siguen, y yo les doy la vida eterna

Cada día, cada instante, en todo momento de mi vida, consagrada a ti, me estás ofreciendo la vida eterna. Gracias, señor, porque has venido para que tenga vida y vida abundante, porque me has hecho conocerte y has derramado en mi corazón más alegría que si abundara en trigo y en vino, porque en ti me has dado todo y fuera de ti todo es nada y vacío.

Buen pastor II

23 de abril
Lunes IV de Pascua

Jn 10,1-10 las ovejas lo siguen, porque conocen su voz

Tu voz amada. Tu voz de viento, tu voz extensa, tu voz que me rodea con la calidez de tu ser, tu voz llena de paisajes, y horizontes abiertos, tu voz sin límites, tu voz infinita, tu voz eterna, tu voz que arrulla mis entrañas, tu voz que me canta tu amor, tu voz de misericordia, tu voz, que me llamó, y que sin palabras me sigue alentando para que camine a tu vera, para que te siga.

Buen pastor

22 de abril
IV domingo de pascua

Jn 10, 11-18 Yo soy el Buen pastor

Tú eres el buen pastor, en tu remanso me aquieto, en tus ramas me poso, en tu redil me acoges, en tus brazos me llevas a las verdes praderas donde me haces recostar, tu pecho florido, tú me conduces hacia fuentes tranquilas, tú reparas mis fuerzas. nada temo, buen pastor, porque tú vas conmigo, tu vara y tu cayado me sosiegan. Bien sabes que tu bondad y tu misericordia me acompañan todos los días de mi vida. Sabes que quiero habitar en tu casa por años sin término.

Pan de vida III

20 de abril
Viernes III de pascua

Jn 6, 52-59 El que come mi carne y bebe mi sangre habita en mi

Abro mi boca para cantarte, para besarte, para comerte: no estás fuera, sino vivo en mí, no estás lejos, sino en cada latido de mi corazón, tu eres mi ser ofrecido, tú el poema que no sé escribir, tú la belleza de una vara desnuda que se llenará de orquídeas a su tiempo, sin que yo sepa cómo. Tú habitas mi flor.

Pan de vida II

19 de abril
Jueves III de pascua

Jn 6, 41-55 El pan que yo daré es mi carne para la salvación del mundo

Tu pan en mi cuerpo me desmigaja. Tu carne en mi boca me hace carnal. Soy tu carne entregada, tu cuerpo ofrecido. Entrégame contigo, ofréceme como alimento y manantial. el pan que tú me das es tu carne para la salvación del mundo.

En mi

18 de abril
Miércoles III de Pascua

Jn 6, 35-40 Al que venga a mí no lo echaré fuera

Hazme en ti acogida, refugio, cobijo, lugar de encuentro, de paz y de amor, para todo el que llega buscando un brote de humanidad. Hazme ser, en ti, para los demás. Que te muestre con los brazos abiertos, entregado, para la salvación del mundo.

pan de vida

17 de abril
Martes III de Pascua

Jn 6, 30-35 Yo soy el pan de vida

Aliméntame. Abres tú la mano y sacias de favores a todos los vivientes. Aliméntanos. Con tu cuerpo, con tu sangre, con tu palabra. Cada día. Que nos transformemos en lo que comemos. Tu cuerpo entregado, tu sangre vertida. Por amor. En el servicio gratuito y desinteresado a los más pobres y necesitados, a los descartados de nuestra sociedad.