Apremiado

22 de julio
Santa María Magdalena

II Cor 5,14-17 Nos apremia el amor de Cristo

Tu amor Señor, me apremia, me mueve, me conmueve. Tu amor vivido desde el corazón de Magdalena, la primera en saberte vivo y resucitado, la portadora de la Buena Noticia, he visto al Señor y me ha dicho esto. Señor mío y Dios mío, hazme vivir solo de tu amor y para tu amor, especialmente en el sacramento de los pobres.

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa. Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

Un comentario en “Apremiado”

  1. Atrévete con el dragón vivo

    busqué al amor de mi alma, lo busqué y no lo encontré. Me encontraron los guardias que hacen ronda en la ciudad: “¿habéis visto al amor de mi alma?” Apenas los había pasado, cuando encontré al amor de mi alma.
    Ct 3, 1-4ª

    Muchas veces pretendemos que los demás nos expliquen al amado cuando solo el amado puede saciarnos. Muchas veces nos conformamos con lo que nos dicen, nos cuentan y nos repiten por miedo a que algo tan grande desmonte nuestra vida.

    El dragón simboliza en el zen la fuerza de lo desconocido, la verdadera realidad

Comentarios cerrados.