Amáiname

1 de febrero
Sábado III

Mc 4, 35-41 Silencio, cállate

Dile a mis vientos, a mis huracanes, a mis ruidos internos, a mis voces ocultas, a lo que no es y quiere ser, a lo que es y quiere no ser, a lo que va y viene, a lo que quiebra mi caña, al dolor, al deseo, al sufrimiento, a la imaginación, a la desesperanza, a lo que engaña, al lago donde naufrago cada día, di tu, Señor, con tu voz potente y mansa, ¡Silencio, cállate! Cristo Jesús, luz interior, no dejes que mis tinieblas me hablen, Cristo Jesús, disipa mis sombras, y que en mí solo hable tu amor.

02.01

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa. Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

Un comentario en “Amáiname”

  1. Por “casualidad” acabo de encontrarme con esta pagina, ¡gracias¡ lo que estaba necesitando, “acallar mis tempestades” y acoger el “silencio”, ruego una oración por mi, soy religiosa, mi oración la tenéis, ¡gracias¡

Comentarios cerrados.