Al orar

9 de octubre
Miércoles XXVII

Lc 11,1-4 Cuando oréis

Así nos enseñas, Señor, a orar diciendo Padre Nuestro, poniendo nuestro ser en las manos del Padre, Señor y dador de vida. Pronuncio tu nombre de padre y me haces hijo amado. Pronuncio tu nombre de Padre y se te amante, y me abandono en tus manos. Pronuncio tu nombre para quedar en silencio, sin palabras, sin voz, abierto a ti.

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa. Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *