Misa Crismal

29 de marzo
Jueves santo
Misa Crismal

Is 61, 1-3ª.6ª.8b-9 El espíritu del Señor está sobre mí porque me ha ungido

Ungido con tu aceite de salvación, el aroma de tu vida en mi. Enviáme a dar la buena noticia a los pobres a vendar los corazones desgarrados. Hazme uno en ti, ya para siempre, en toda la eternidad.

Miércoles santo

28 de marzo
Miércoles Santo

Salmo 68 Miradlo los humildes y alegraos, buscad al Señor y revivirá vuestro corazón

Y esto es lo que hago hoy. Te miro, te busco. Y tú pones en mi corazón más alegría que si abundara en trigo y en vino, una alegría que nada podrá arrancar, una alegría serena en medio del camino que conduce a tu Pasión.

Martes santo

27 de marzo
Martes santo

Is 49, 1-6 Te hago luz de las naciones

En medio de la tiniebla de esta semana, que cubre el cielo de nubes y llena de tinieblas el orbe de la tierra, tu luz brilla las naciones y tu salvación alcanza los confines del mundo. Véante mis ojos y hazme lumbre dellos, pues solo para ti quiero tenellos.

Lunes santo

26 de marzo
Lunes Santo

Jn 12, 1-11 María tomó una libre de perfume de nardo, auténtico y costoso y le ungió

Por amor. Solo por amor. Con una infinita dulzura, con una infinita ternura, con una infinita admiración. Gratuita sin medida. Derramada, vertida, acogida en tu cuerpo. Aceite penetrado, hecho en ti uno. Así mi vida en ti, entregada.

Domingo de ramos

25 de marzo
Domingo de Ramos

Fil 2, 6-11 No hizo alarde de su categoría de Dios

Al contrario, se despojó de su rango y tomó la condición de esclavo, haciéndose pasar por uno de tantos. Y así se rebajó incluso hasta la muerte, y una muerte de cruz. Hoy entras triunfante en Jerusalén, a lomos de una borrica nos muestras el camino que nos invitas a seguir. El del despojamiento, el del último lugar, el de renunciar a la propia vida para cumplir la voluntad del Padre manifestar su gloria. Úneme a ti en tu pasión, Señor.

En gozo

24 de marzo
Sábado V de cuaresma

Jeremías 31 Convertiré su tristeza en gozo

Y así quiero comenzar mañana la semana santa, los días de tu pasión, muerte y resurrección. Tú convertirás mi tristeza en gozo, aliviarás las penas de la cruz, el dolor de tu muerte, la soledad de tu sepultura, con el gozo de la resurrección. Dame el unirme a ti, Señor

te amo

23 de marzo
Viernes V de cuaresma

Salmo 17 Yo te amo, Señor, tú eres mi fortaleza

en la fragilidad y debilidad de tu cruz. Eres mi roca, mi alcázar, mi peña, mi refugio, mi escudo, mi fuerza salvadora, mi baluarte….eres el hombre, la pasión de tu ser hombre por la humanidad, tu cuerpo dado, tu sangre vertida. Ecce homo.