Acequia

20 de septiembre
Martes XXV

Pro 21, 1-6 El corazón del rey es una acequia en manos de Dios, la dirige adonde quiere

Mi corazón en tus manos, mi corazón de rey, que tú haces real porque estás en lo más intimo de cada latido de mi ser, mi corazón un caudal de agua en tu acequia, mi corazón en tu corazón, mi corazón en tus manos, haz de mi lo que quieras, sea lo que sea, de doy las gracias. Desbordado por tu misericordia, amigo y amante.

09-20

Refugiados II

19 de septiembre
Lunes XXV

Pro 3,27-34 Hijo mío, no niegues un favor a quien lo necesita, si está en tu mano hacérselo

Déjame entrar, no cierres tu vida a la mía. Protégeme, que confío en ti. He salido de mi tierra y de mi casa, perseguido, huyendo del hambre, de la guerra, del terror, del miedo, de la incomprensión, de la discriminación, del horror, he llegado hasta tus fronteras, ahora tienes la ocasión de vivir como predicas, de mostrar tu humanidad acogiéndome, abrir tu mano para abrazarme, sostenerme, protegerme, darme tu vida.

09-19

Refugiados I

18 de septiembre
XXV Domingo

Amós 8, 4-7 Escuchad esto, los que exprimís al pobre, despojáis a los miserables

Exprimimos a los inmigrantes, a los refugiados. Les tenemos sin dignidad en nuestra fronteras, nos les permitimos entrar en nuestro bienestar, rechazamos su humanidad para proteger nuestro egoísmo, nuestra codicia, nuestra indignidad. Cerramos nuestra carne a la carne de otros seres humanos, cerramos los ojos, cerramos los oídos, cerramos la mente, cerramos el corazón. de piedra.
Jura el Señor de Jacob que no olvidará vuestras acciones.

09-18

Semilla

17 de septiembre
Sábado XXIV

Lc 8, 4-15 La semilla es la Palabra de Dios

Siembras tu semilla. Soy borde de camino, pisado, comido por los gorriones que pían con la claridad de la aurora; soy terreno pedregoso, desierto de sal; soy abrojos, mala hierba, sofocado en los tumultos del ser sin ti; soy también tierra buena, porque me has hecho a tu imagen y semejanza, y no cansas de sembrar semilla en mi tierra una y otra vez, una y otra vez, una y otra vez.

09.17

Testigo

16 de septiembre
Viernes XXIV

Lc 8, 1-13 Jesús iba caminando de ciudad en ciudad, proclamando la Buena Noticia del Reino de Dios

Que no cese nunca de caminar, de proclamar tu buena noticia, el evangelio de la alegría, tu salvación, tu rostro de misericordia, tu amor por cada uno de nosotros, tu mirada que consuela y renueva, que da la vida. Proclame todo mis ser siempre tu grandeza, Señor, Dios mío. Hoy también, en los gestos que tenga al alcance de la mano.

09.16

Dolores

15 de septiembre
La Virgen de los Dolores

Jn 19, 25-27 Y desde aquella hora, el discípulo la recibió en su casa

El discípulo amado recibe a tu madre al pié de la cruz. Tú le confías el consuelo del dolor, de la desesperación, del desgarro ante la muerte. Y Juan, todos los discípulos que somos amados, desde aquél día acoge la maternidad herida. Junto a tu madre, virgen de los dolores, ponto hoy la imagen de las madres que salen de sus países con sus hijos, madres refugiadas, madres expulsadas de nuestra sociedad del bienestar. Y desde aquella hora el discípulo la recibió en su casa.

09.15

Santa Cruz

14 de septiembre
Exaltación de la santa cruz

Fil 2, 6-11 Y así actuando como un hombre cualquiera

No hiciste alarde de tu ser Dios, te despojaste de todo, tomaste la condición de esclavo, pasando por uno de tantos. ¿Cómo es posible tener tu ser entregado en lo oculto, conocer la dinámica de tu salvación, y pretender otra cosa distinta que tu cruz? Y así, actuando como un hombre cualquiera, de hecho tú eres el único Dios, te rebajaste hasta someterte incluso a la muerte, y una muerte de cruz.

09.14

Viuda

13 de septiembre
Martes XXIV

Lc 7, 11-17 Hijo único de una madre, que era viuda

Así llegas, dar la vida a la que ha perdido la suya, su presente, su futuro, su porvenir…tú, que has venido para que tengamos vida y vida abundante. ¿Qué vida te pido hoy para mis muertes cotidianas? Resucítame, Señor.

09.13

María

12 de septiembre
Dulce nombre de María

Salmo 39 Alégrense y gocen contigo todos los que te buscan

Te busco y te encuentro siempre en María, en su vientre cuando se alegran mis entrañas al percibirte, en su regazo cuando me hago pastorcillo indigno y acudo a contemplarte y a adorarte sin ser capaz de salir del asombro de encontrar tu gloria en la pobreza de un pesebre, en su seno cuando te descienden de la cruz y siete espadas han traspasado su corazón, en su mirada cuando te ve resucitado, sin necesidad de escuchar un nombre, “María”, pues una madre no necesita nada `para descubrir la vida en el Hijo. Gracias Señor, por tu madre.

09.12

Se fió de mi

11 de septiembre
XXIV Domingo

I Tim 1, 12-17 Doy gracias a Cristo Jesús, Señor nuestro, que me hizo capaz, se fió de mi…

a mí, en mi pobreza e incapacidad, superada por la fuerza de su fidelidad que me hace fuerte, sigo con el hilo de ayer, porque tu Palabra siempre es oportuna, Palabras de amor. Doy gracias a Cristo Jesús, Señor nuestro, que me hizo capaz, se fió de mi…y me confió este ministerio, a mi…pero Dios tuvo compasión de mi…la gracia de nuestro señor sobreabundó sobre mi, tu gracia vale más que la vida, junto con la fe y el amor que tienen su fundamento en Cristo Jesús. Al Rey de los siglos inmortal, invisible, único Dios, honor y gloria por los siglos de los siglos, cada año, renuevo el compromiso.

09.11