Tzinitzcan

12 de diciembre
Nuestra Señora de Guadalupe

salmo 79 Que brille tu rostro y nos salve

Te hiciste rostro de misericordia en la cara indígena de tu Madre, en la danza de tu madre, en los pétalos de rosas, rosa florecida en la cumbre, sobre las lagunas sin mar, en el ayate del indio que escuchaba el cantar del tzinitzcan. Te hiciste voz en la voz de tu madre, María de Guadalupe, “¿no estoy yo aquí, que soy tu madre?” ¿Qué has de temer? Te restauro, te vuelvo a tu ser, brilla el rostro el amado y queda salvo.

12.12