Dichosos

10 de octubre
Sábado XXVII

Lc 11, 27-29 Mejor, dichosos los que escuchan la palabra de Dios y la cumplen

Ante el piropo dichoso que le hacen a tu madre, y que todas las madres dadoras de vida y amor deberían recibir, “dichoso el vientre que te llevó y los pechos que te criaron”, tú Señor, das la vuelta para mostrarnos que en todo debe estar el fin para el que hemos sido creados: tu gloria y tu alabanza, escuchando tu palabra y encarnándola en nuestra vida, para alabanza de tu gloria.

10.10