Siete veces

10 de noviembre
Lunes XXXII

Lc 17, 1-6 Siete veces vuelve a repetirle, lo siento

Tú me perdonas siete veces, me perdonas setenta veces siete, a lo largo de mi vida, continuamente, incesantemente, no dejas de manar la abundancia de tu misericordia. Tú perdonas mis deudas. Ayúdame a perdonar a mis deudores, no me dejes caer en la tentación del rencor, de la agresividad, de recuerdo de la ofensa, del corazón marchito. Hazme generoso desde la fuente inagotable de tu mismo amor.

11.10

Templos de Dios

9 de noviembre
Dedicación del a Basílica de Letrán

I Cor 3, 9-11.16-17 ¿No sabéis que sois templos de Dios?

Soy templo tuyo, Señor, has puesto en mí tu morada, tu espíritu me habita, de deshabita, me crea, me recrea, me deshace, me construye, me derruye, me llena, me vacía, pone en mi el derroche de tu gracia, hace rica mi pobreza, da vida a mis muertes, sana mis pecados, llena de luz mis noches, amanece mis días para que sea ilumine con tu luz, y ame con tu amor, y me entregue como tú. Templo tuyo, Señor, templo santo, habitado por tu gracia.

11.09

Tu tesoro

8 de noviembre
Sábado XXXI

Lc 16, 9-13 No podéis servir a Dios y al dinero

Pues es evidente que toda la semana golpeas en el mismo clavo: del amor a ti sobre todas las cosas, del amor y del servicio, de la pérdida y la ganancia, de la riqueza que supone seguirte, de las riquezas que no lo son, de la cruz que supone ser discípulo tuyo, de las cosas terrenas, del comprender que donde encuentra mi tesoro pongo mi corazón, y mi ser… No abandones, señor, la obra de tus manos.

11.08

Pérdida

6 de noviembre
Jueves XXXI

Fil 3, 3-8a Todo eso que para mí era ganancia lo consideré pérdida comparado con Cristo

Leí esta lectura en mis votos perpetuos, hace ya muchos años. Ahora, con tantas cuentas de pérdidas y ganancias ante mis ojos, es un buen momento para volverme a decir que todo lo que consideré ganancia, que todas las ganancias de este mundo, son pérdidas comparadas contigo, Señor Jesús; que todo lo estimo pérdida comparado con la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor. Para él lo perdí todo y todo lo estimo basura con tal de ganar a Cristo. Y no solo decirlo, sino actuar en consecuencia, con la ayuda de tu gracia.

11.06

La cruz

5 de noviembre
Miércoles XXXI

Lc 14, 25-33 Quien no lleve su cruz detrás de mi no puede ser discípulo mío

Dame el don de seguirte en la cruz. Te lo digo con los versos de Santa Teresa de Jesús:
En la cruz está la vida y el consuelo, y ella sola es el camino para el cielo. En la cruz está “el Señor de cielo y tierra”, y el gozar de mucha paz, aunque haya guerra. Todos los males destierra en este suelo, y ella sola es el camino para el cielo. De la cruz dice la Esposa a su Querido que es una “palma preciosa” donde ha subido, y su fruto le ha sabido a Dios del cielo, y ella sola es el camino para el cielo. Es la cruz el “árbol verde y deseado” de la Esposa, que a su sombra se ha sentado para gozar de su Amado, el Rey del cielo, y ella sola es el camino para el cielo.

11.05

Que Cristo Jesús

4 de noviembre
Martes XXXI

Fil 2, 5-11 tened entre vosotros los sentimientos propios de Cristo Jesús

Y me pregunto hoy, ante ti, ¿cuál es el sentimiento que quiero propiciar hoy, esta temporada en mi vida, semejante a ti? Y sin pensarlo dos veces me brota del corazón el “Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu mente, con todas tus fuerzas”. Amarte sobre todas las cosas. En todo amarte y servirte.

11.04

Humildad

3 de noviembre
Lunes XXXI

Fil 2, 1-4 Dejaos guiar por la humildad

Siempre que llega tu palabra en esta carta a los filipenses, en este fragmento que precede tu himno cristológico, me inflamo de ti, me mueves hacia ti, me llenas de consolación, cual brisa suave. Deseo tener un mismo amor y un mismo sentir, contigo, con la Iglesia. Deseo obrar desde un corazón recto y sincero, honrado, que no se mueva ni por rivalidad, ni por ostentación, sino que se considera siempre inferior a los demás, deudor de tanta gracia, de tanto don recibido. Deseo buscar el bien de los demás, su interés, antes que el mío propio. Despréndeme de mi para ti, Señor.

11.03

Todos los santos

1 de noviembre
Todos los santos

I Jn 3, 1-13 Sabemos que, cuando él se manifieste, seremos semejantes a El

Porque te veremos tal cual eres, y estaremos revestidos de tu bondad, de tu luz admirable. Santos entre los santos del cielo. En tu amor. Cantando eternamente tu alabanza. Felices, dichosos, amada en el amado transformada. Transfigurados. Olvidados de todo lo que no eres tú. En ti, por ti, contigo, por toda la eternidad.

11.01