Estás

11 de abril
Viernes V de cuaresma

Jr 20, 10-13 El Señor está conmigo

Don en tus dones espléndido, fuente del mayor consuelo, tú Señor, estás conmigo. Ven, dulce huésped del alma, descanso de nuestro esfuerzo, tregua en el duro trabajo, brisa en las horas de fuego, gozo que enjuga las lágrimas, y reconforta en los duelos. Tú estás conmigo, como lo estuviste con María en tu pasión, Virgen Dolorosa. Entra hasta el fondo del alma, divina luz, y enriquécenos, mira el vacío del hombre si tú le faltas por dentro, riega la tierra en sequía. Manda la luz desde el cielo para que sepamos ver más allá de lo que vemos, y sepamos que estás. Ahora y siempre.

Tú Señor, estás con todos los que viven ahora su calvario, su pasión, su cruz. Que te encuentren.

04.11

Sin medida

10 de abril
Jueves V de cuaresma

Gn 17, 3-9 Te haré crecer sin medida

Esta es la promesa que se cumple cada día, pues tu gracia vale más que la vida. En mi debilidad me haces fuerte; en la pequeñez, grande; en la limitación, horizonte infinito; en la oscuridad, un mar de estrellas; en el aprieto me das anchura; ensanchas el espacio de mi tienda; aunque camine por cañadas oscuras nada temo, pues tú vas conmigo; tu vara y tu cayado me sosiegan. Si estás conmigo, ¿quién contra mí?¿Quién me hará temblar? Tan increíble como cierto: me haces crecer sin medida, cada vez soy más pequeño, hasta que desaparezca para siempre en Ti. Y no quede rastro de mi huella.

04.10

Me buscaréis

8 de abril
Martes V de cuaresma

Jn 8, 21-30 Yo me voy y me buscaréis

Te busco, Señor, y tú me alcanzas. Eres la música de mi existencia, el cielo que me protege. Allá donde me encuentras me haces morar en tu presencia, me tienes, me retienes, me llenas, me derramas, me pides que desaparezca contigo en la ida hacia el Padre, que te siga buscando por toda la eternidad. Quedo mudo en mi búsqueda y dejas que tu silencio resuene en el universo.

04.08

No matarás

7 de abril
Lunes V de cuaresma

Dn 13, 1-9 ss No matarás al inocente ni al justo

Cuidarás la vida. La protegerás. Desde el momento de su concepción, cuántos inocentes sacrificados en aras de no se sabe qué extraña libertad y dignidad de la mujer, hasta la ancianidad, cuántos cuerpos deshechos por la enfermedad, cuánto misterio, cuanto sagrario de mi presencia. Cuidarás la vida, la protegerás, no torturarás, no condenarás a morir a un ser, no puede haber justicia que pueda abrogarse el derecho de decidir la vida y la muerte de un ser humano. Cuidarás la vida porque te la he dado como don, yo, el Señor que te ha creado, que te ha salvado, que te ama.

04.07

Viviréis

6 de abril
V domingo de cuaresma

Ez 37, 12-14 Os infundiré mi espíritu y viviréis

Así dices, Señor: “Yo mismo abriré vuestros sepulcros y os haré salir de vuestros sepulcros, pueblo mío. Os infundiré mi espíritu y viviréis”. Y sabréis que soy el Señor”. Así lo ha sabido una amiga, catequista tuya, que ponía tu nacimiento todos los años en el colegio, que contemplaba tu misterio, que rezaba con estas oraciones, a la que has sacado ya de sus sepulcros, a la que has infundido tu espíritu, a la que has puesto a contemplarte como tú eres, Dios nuestro, y has hecho para siempre semejante a ti. A la que habrás puesto ya a cantar tus alabanzas.

04.06

Diferente

4 de abril
Viernes IV de cuaresma

Sabiduría 2, 12-22 Lleva una vida distinta de los demás.

Y su conducta es diferente; es un reproche para nuestras ideas, y solo verlo da grima. Así es el sabio que procede de ti. Así el que quiere parecerse más a Ti, Señor de la sabiduría, verbo eterno del Padre. En medio de nuestra sociedad corrompida, testigo de tu amor, de tu belleza, de tu perdón, bálsamo para las heridas, consuelo para los corazones desgarrados. Pasar haciendo el bien, como lo haces tú. Llevar una vida distinta a los demás, sin adorar el dinero, sin caer en el consumo, dando la vida por el que más lo necesita. Sin aparecer.

04.04

Luz III

3 de abril
Jueves IV de cuaresma

Jn 5, 31-47 Vosotros quisisteis gozar un instante de su luz

Tu luz. Tu claridad. El resplandor de tu presencia. Tu aliento de arco iris. Mi vida. Gozar quiero contigo, y mi gozo te ofrezco. Que no me busque a mí cuando te busco. Revísteme de tu luz, o déjame en la oscuridad de mi propio calabozo. Solo te pido que mis tinieblas no me cubran. Solo te pido desaparecer en ti. En el alba de su ser eterno porn mi vida para siempre.

04.03

Luz II

2 de abril
Miércoles IV de cuaresma

Is 49, 8-15 Venid a la luz

Me dices ven, y voy hacia ti. En ti desaparecen mis sombras, desaparece mi luz. Me adentras en tu nubarrón iluminado y me transfiguras. Abres tú la mano y sacias de favores a todo viviente.

04.02