San Benito

11 de julio
San Benito

Proverbios 2, 1-9 Si aceptas mis palabras y conservas mis consejos

Este es el regalo que nos has hecho con Benito, Señor, con las palabras y consejos que hay en su Regla, que han construido la cultura monástica y europea desde hace tantos siglos. Así nos tenemos que relacionar con los más cercanos, con los que formamos comunidad:

“adelántense para honrarse unos a otros”; tolérense con suma paciencia sus debilidades, tanto corporales como morales;; nadie busque lo que le parece útil para sí, sino más bien para otro;  practiquen la caridad fraterna castamente;  teman a Dios con amor;  y nada absolutamente antepongan a Cristo,  el cual nos lleve a todos juntamente a la vida eterna.

Cerca

10 de julio
Jueves XIV semana

Mt 10, 7-15 Id y proclamad que el reino de Dios está cerca

A esto nos llamas, Señor, a proclamar que estás entre nosotros, que la realidad está llena de ti, que nuestro mundo está preñado con tu presencia salvadora. No es necesario escaparse ni huir a ámbitos extraños y lejanos, pues tú estás cerca. Te has encarnado y te has hecho ser en nuestro mundo. Con nosotros, en nosotros, para nosotros, por nosotros. Mirar la realidad y encontrarte. Trabajar en la realidad y colaborar contigo. Id y proclamar la verdad de tu cercanía.

Dividido

9 de julio
Miércoles XIV
Os 1, 1-3.7-8.12 Tiene el corazón dividido

Tú, Señor, ocupas una parte muy importante de mi corazón; seducido por ti, caigo rendido y quiero reconocerte como centro de mi existencia. Pero también en mi corazón anidan otras fuerzas que me reclaman: la fuerza de mi ego, queriendo crearme a su imagen y semejanza; la fuerza disgregadora del placer; la fuerza irresistible del poder, del control, del dominio. Fuerzas, Señor, que dividen mi corazón y me apartan de ti. Porque nadie puede servir a dos amos.

Muchedumbre

8 de julio
Martes XIV

Mt 9, 32-38 Al ver la muchedumbre se compadecía de ellas, Señor, porque estaban  extenuadas y abandonadas

Los emigrantes que están esperando, en esta época del cruzar el Estrecho y llegar a Europa; los refugiados en campamentos de ACNUR, que han tenido que abandonar sus países, perseguidos por la violencia; las víctimas de las guerras, los habitantes de los pueblos que están en guerra; las víctimas del terrorismo; los empobrecidos del mundo; los marginados de nuestra sociedad; los….muchedumbres que tú miras con compasión en su desamparo. Muchedumbres a las que nos invitas a ir en tu nombre.

Corazón

7 de julio
Lunes XIV

Os 2, 16.17-18.21-22 Le hablaré al corazón

Siempre, Señor, nos hablas al corazón, entras en lo más intimo de nuestra propia intimidad y nos ofreces, ahí, la plenitud. Hablas al corazón en diversas circunstancias. Hoy pones la imagen del profeta: donde tú hablas, y cortejas – como el enamorado- es en el desierto, en la soledad, en el silencio, libre de todo  apego, en la sencillez austera del abandono. Ahí estás tú, Señor. En el desierto de mi corazón.

Cansados y agobiados

6 de julio
Domingo XIV

Mt 11, 25-30 Venid a mi los que estáis cansados y agobiados y yo os aliviaré

Junto a ti, Señor, pongo hoy a todos los cansados y agobiados que conozco. Gente necesitada de un respiro por problemas familiares, laborales, sociales. Personas, hombres y mujeres, que están al borde de la saturación, exhaustos por su propio cansancio y agobio. Personas que necesitan una fuerza interior para salir de su marasmo. Intercedo por ellos, Señor, que se unan a tu yugo y caminen contigo, sabiendo que tú estás con ellos en las cañadas oscuras. Por ellos te pido, Señor.

 

Justicia y paz

5 de julio
Sábado XIII
Salmo 84 La justicia y la paz se besan

Hermoso el beso de la justicia y la paz. Sin justicia no hay paz. Sin paz la justicia se ve trastocada y no encuentra su posibilidad. Justicia y paz. En mi vida y en tu vida. ¿Cómo? Trato de responderme a la pregunta en silencio, sin darme otra respuesta que contemplar al Señor: El es nuestra paz. El es nuestra justicia.

Escuchad los que oprimís

4 de julio
Viernes XIII

Am 8, 4-6.9-12 Escuchad esto los que oprimís al pobre

Escuchemos, leamos con tiempo suficiente, alterando nuestra conciencia, estas profecías de Amós que nos recuerdan que también nosotros explotamos al pobre. O por lo menos yo, en el primer mundo, en esta sociedad del bienestar, con todo al alcance de la mano, con tanto derroche y tanta falta de austeridad, a penas sensible a la pobreza y la miseria de nuestro mundo. escuchemos tu palabra, Señor, que nos llama a dar de comer al hambriento, de beber al sediento, a dar posada al que llega de otro país buscando lo que nos sobra….escuchemos.

Señor mío y Dios mío

3 de julio
Santo Tomás apóstol

Jn 20, 24-49 Señor mío y Dios mío

Segunda confesión de fe que nos ofrece tu palabra esta semana. Hoy Tomás te reconoce y, ahora sí, no deja lugar a la duda. Tú eres el Señor de su vida; tú eres su Dios. Confesión de fe mediada por la vista, por tu presencia en medio de la comunidad. Y tu última bienaventuranza: ¡Dichosos los que creen sin haber visto!

 

 

Buscad el bien

2 de julio
Miércoles XIII

Am 5, 14-15 Buscad el bien y no el mal

Parece una evidencia y sin embargo nos cuesta verla desde lo profundo de nuestro ser, donde no hay  lugar para los engaños, pues resides tú, tu verdad. Si busco el bien y me aparto del mal viviré. Viviré en plenitud, viviré en la dicha, viviré en la verdad, viviré y mi existencia será completa, pues tú estarás conmigo, como deseo. Si busco el mal, ¡ay si busco el mal!, malviviré en tinieblas, aunque no me de cuenta.