Mi vida

26 de marzo
Martes III de cuaresma

Dn 3,25.34-43 Ahora te seguimos de todo corazón

Mi vida en tus manos, Señor. Todo lo que soy y tengo es tuyo Ahora y siempre, con la ayuda de tu gracia, te sigo de todo corazón, busco tu rostro, la luz de tu claridad. Sigue tratándome según tu piedad, tu gran misericordia. Sigue librándome con tu poder maravilloso, maravilla de maravillas en mi vida. Recuerdo hoy, una vez más, Señor de mi vida, amado, amigo, que tu ternura y tu misericordia son eternas. Sigue acordándote de mi con misericordia, Señor, por tu bondad.

Anunciación

25 de marzo
Anunciación de nuestro Señor

Lc 1, 26-38 Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo

El saludo de tu ángel a María, Señor, me lo diriges también cada día: alégrate, cambia tu luto en danza, vístete de fiesta, baila al son de mi amores, te regalo un nombre nuevo, pronunciado por mi boca, te susurro palabras dulces mi elegido, mi escogido, gusanito, entraña donde encarno mi palabra, mi salvación. Alégrate, lleno de gracia, en Señor está contigo y te reviste de la belleza de su ser.

Admirable

24 de marzo
III domingo de cuaresma

Ex 3, 1-8.13-15 Voy a acercarme a mirar este espectáculo admirable

Tú, Señor, que ardes sin consumirte delante de mis ojos, que te manifiestas en lo más sencillo y cotidiano, que abres tu cuerpo para mi cada día, y te entregas, que te muestras en los acontecimientos de la vida diaria, en la historia de mi vida, de mi salvación. Tú eres el que eres y serás, y sostienes mi ser. Gracias.

En tu ternura

23 de marzo
Sábado II de cuaresma

Lc 15, 1-3.11-32 Se le echó al cuello y lo cubrió de besos

Así me siento en tus brazos de padre, estrechado, perdonado, renacido. Besado en lo más profundo de mi ser. Reconciliado, encontrado, amado. En tu amor amado. Bendecido.

Tus maravillas

22 de marzo
Viernes II de cuaresma

Salmo 104 Recordad las maravillas que hizo el Señor

Me ponto ante ti, señor, para pasar por mi corazón, una vez más, las maravillas que haces en mí. Me das la posibilidad de escuchar tu palabra, de contemplar la obra de tus manos, de tocar en tu nombre la carne enferma, de saborear tus delicias, de oler los suaves aromas de tu vida y resurrección. Todo en ti se hace maravilla y salvación.

Servidor

20 de marzo
Miércoles II de cuaresma

Mt 20,17-28 El que quiera ser grande entre vosotros, que sea vuestro servidor

Dame el don de tu grandeza en la cruz, en el servicio, en la pequeñez, en lo oculto. Dame el poder que no tiene poder, el tener que no tiene, el ser que se entrega en el servicio de cada día. Dejo mi cuidado en ti.

San José

19 de marzo
San José

Mt1,16.18-21 María, su madre, estaba desposada con José

Este año me acercas a José, Señor, y el él te agradezco su ser justo, su ser casto, su ser presencia que acompaña tu misterio, el misterio de tu encarnación en el seno de María. Abandono, entrega, confianza, apertura a tu voluntad. Gracias por José, que compartió con María el don de tu vida. Gracias por el don de la paternidad.

Misericordioso

18 de marzo
Lunes II cuaresma

Lc 6, 36-38 Sed misericordiosos

sed misericordiosos como vuestro Padre es misericordioso. No juzguéis y no seréis juzgados. Ayúdame a mirar con amor, a ver a las personas como tú las ves. En su dignidad de seres humanos, independientemente de sus creencias, de su raza, de sus diversidades o peculiaridades, de sus opciones vitales. Todos hijos e hijas tuyos, amados en el amado transformados, creados a tu imagen y semejanza.

Chaiwalla, Porbandar, India, 1983 The posture of this young boy suggests an air of normality in an otherwise remarkable scene. While evidently holding the teapot above the water, it also appears as if he is offering someone a cup. It is further evidence of McCurry’s ability to portray the patience and fortitude of humans when faced with extreme adversity. Phaidon, Iconic_Book

Transfiguración

17 de marzo
Domingo II de cuaresma

Lc 9,28b-36 Vieron su gloria


Toda realidad se transfigura bajo tu luz. Pon en mi mirada la transparencia de tu claridad. Acércame a la hermosura de tu gloria en los hermanos más necesitados, en la carne de la humanidad sufriente. La manifestación de tu gloria, que pasa por la cruz. Dios resplandeciente, Dios de Dios, luz de luz. Me maravillas en cada momento.