Amor II

19 de septiembre
Miércoles XXIV

I Cor 12, 31-13,13 Si no tengo amor, no soy nada

¡Cuántas parejas se casan ante ti, Señor, en tu Iglesia, y eligen esta lectura, porque les hace cosquillas tanta palabra atractiva! ¡Palabras que son incapaces de vivir, que no comprenden, pues muchas veces entienden el amor como una autosatisfacción personal, que alimenta su ego! Ayuda a estas parejas a comprender la verdadera dimensión del amor al que las llamas: el amor es paciente, benigno, no tiene envía, no presume, no se engríe, no es indecoroso ni egoísta, no se irrita, no lleva cuentas del mal. Todo lo excusa, todo lo cree todo o espera, todo lo soporta. Ayúdanos a vivir en tu amor, a dar testimonio de él.

Madre viuda

18 de septiembre
martes XXIV

Lc 7, 11-17 No llores

En la viuda de Naím, Señor, el dolor de todas la madres del mundo, especialmente de las viudas, que sufren la pérdida de sus hijos, por la violencia, el hambre, la droga, tras la búsqueda de una vida mejor en Europa, madres que viven tras la muerte de su vida. Oraba por estas mujeres hace pocos días, en la memoria de la Virgen de los Dolores, y hoy lo vuelvo a hacer, porque hay dolor que no contiene el mundo, y que cada día nos golpea y grita para sacarnos de la indiferencia. En tus manos, Señor.

Ven

17 de septiembre
Lunes XXIV

Lucas 7, 1-10 Le digo a uno “ve” y “va”

Si tú me dices ven, quiero dejarlo todo y seguirte. Una vez más, llámame y dame tu gracia para responderte sin reservas, como si fuera hoy el primer día, en el ardor enamorado de rendirme en tu presencia.

Amor

16 de septiembre
Domingo XXIV

Salmo 114 Amo al Señor

Toda mi música, Señor, mi canción interior, la belleza que pones en mí; todas mis melodías, todos mis instrumentos, toda la bondad que derramas en mi ser; todo el ritmo con que ordenas mi vida, toda la fortaleza con la que riegas mi corazón, sean para decirte, yo te amo, Señor, for ever and ever, porque tú me amas, esta es mi oración, suba hasta ti.

/center>

Su madre

15 de septiembre
Nuestra Señora de los Dolores

Jn 19,25-27 Junto a la cruz de Jesús estaban su madre….

En tu regazo de tu madre, el mismo que acogió tu cuerpo muerto, tras el descendimiento, pongo el dolor de tantas madres que huyen de la guerra, del hambre, de nuestra injusticia estructural, de nuestra falta de solidaridad, de nuestra falta de humanidad. El dolor de las madres de los inmigrantes, que dejan su tierra y su casa. El dolor de las madres que lloran sus hijos muertos en el Mediterráneo. Danos tu justicia y tu paz, que nacieron del seno de María, y fueron el fruto de su vientre, Jesús.

Santa Cruz

14 de septiembre
Exaltación de la Santa Cruz

Fil 2, 6-11 Se despojó de sí mismo

Hazme, Señor y Dios mío, seguir tus huellas de abajamiento, de despojamiento, de renuncia a mi propio ser para dar mayor gloria al padre, que está en los cielos. Ayúdame a olvidarme de mí mismo entregándome a los demás. Hazme sencillo en tu sencillez, humilde en tu humildad. Crucifícame contigo para la salvación del mundo.

Dulce Nombre

12 de septiembre
Dulce nombre de María

Lc 1, 27 El nombre de la virgen era María

Jesús, Hijo mío, Dios con nosotros, camino, verdad y vida, luz de las naciones,
amor del amor hermoso, esperanza nuestra, buen pastor, príncipe de la paz, vid verdadera, pan de vida, pon en mi boca el nombre de tu Madre amable y admirable Madre del buen consejo, Madre de misericordia, Causa de nuestra alegría, Estrella de la mañana, Salud de los enfermos, Refugio de los pecadores, Consoladora de los afligidos, vida, dulzura, esperanza nuestra. Amén.

Consagración

11 de septiembre
Martes XXIII

Lc 6, 12-19 Llamó a sus discípulos, escogió de entre ellos a doce

Hoy hace treinta y cinco años, toda una vida, Señor, que me consagré a ti como religiosos marianista haciendo voto de castidad, pobreza y obediencia, a los que añadí en la profesión perpetua el de estabilidad. Gracias por tu misericordia y fidelidad en mi vida. Solo tu amor y gracia me sostienen. Que en ti lo encuentre todo, lo espere todo y sepa preferirte sobre todas las cosas.