Way out

12 de noviembre
Miércoles XXXII

Tit 3, 1-7 Íbamos fuera de camino

Sigo con la oración de ayer. Voy fuera de camino cuando creo más en mí y en mis fuerzas que en ti, cuando creo que con mi esfuerzo todo lo consigo, cuando olvido lo que está oculto, cuando soy esclavo de mis pasiones y placeres de todo género, cuando cierro mi corazón a la carne de mi hermano, especialmente del pobre y del excluido…entonces olvido que tu amor me ha salvado, que me has renovado con tu espíritu Santo, que soy tuyo sin reservas aunque me reserve tanto para mí. Misterio de mi propia iniquidad.

11.12

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa.

Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

2 opiniones en “Way out”

  1. Me quedo pensando en las veces que yo misma me aparto de tu camino, Señor. En las veces que no sigo tus pisadas porque miro para otro lado, porque ignoro al que sufre, al que me llama y me reclama, porque solo quiero mirarme a mí misma y llorar sobre mis problemas o reír sobre mis éxitos. Entonces, cuando me doy cuenta, me paro, te miro colgado de la cruz y caminando hacia ella y me niego a mí misma, cargo con mi cruz y te sigo. Es entonces cuando, retomando tu camino, respiro hondo y respiro paz aunque la cruz pese y el camino apriete.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *