Visitar enfermos

11 de octubre
Jueves XXVII

Mi 3, 13-20 Me compadeceré de ellos

Paisana de Madrid, Santa Soledad Torres Acosta tiene la gracia de compadecerse del enfermo, de servirte con amor generoso, Señor, cuando les visitaba, de descubrir tu presencia en los que sufren. Estuve enfermo y vinisteis a verme. Se acercó al enfermo en su propio hogar, allí les atendía y derramaba el bálsamo de la caridad. Su ejemplo, Señor, me mueve hoy hacia el mundo de la enfermedad.

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa.

Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

Un comentario en “Visitar enfermos”

  1. Por causas de la vida, son frecuentes mis visitas a enfermos, familiares que se han ido y se están yendo.
    Leí en una ocasión una frase de La Madre Teresa de Calcuta que decía que el que atiende a un enfermo ve en sus ojos a Jesús sufriendo en el Calvario, en la cruz. A su vez el enfermo ve en el que le atiende a un Jesús que está cerca del que sufre, que se deja tocar, que ayuda. Por lo tanto estar cerca del que sufre te hace sentirte colaborador con Jesús en la redención y eso es altamente gratificante aunque a veces estemos cansados y agobiados.
    Hoy rezo por todos los enfermos que sufren y por todos los que están cerca de ellos dando su vida y su cariño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *