Visitación

31 de mayo
La visitación de la Virgen María

Lc 1, 39-56 Proclama mi alma la grandeza del Señor
Con la Visitación de maría a Isabel terminamos el mes de mayo. María siempre en el camino de la vida, en lo cotidiano, dispuesta a hacer presente a Jesús y su fuerza salvadora en mi vida…María en el camino del servicio, de la atención, de la cordialidad hacia el que lo necesita. María, toda referencia a Dios, la bendecida que proclama su grandeza. Termina el mes de mayo, pero no concluye, nunca, la grandeza de María que cada día, como hoy, nos muestra el fruto de su vientre, a Jesús.

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa.

Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

2 opiniones en “Visitación”

  1. María, eterna y dulce compañía. Hoy al finalizar el mes que se te dedica, pido por la paz y la fraternidad entre los hermanos, por la justicia y la soberanía del Amor en nuestro quehacer diario. Pido que intercedas por nosotros para que nos ayudes en Jesús a ser hombres y mujeres nuevos, limpios de rencores, odios, envidias y todo sentimiento que nos aleje del camino del Señor. Pido tu bendición en estos momentos turbios que vive el mundo y especialmente pido por mi pais Venezuela. Pido por el don de la tolerancia y el respeto, para que sean ejercidos por todos los ciudadanos cotidianamente. Gracias te doy por tu protección, porque siento que estamos cubiertos por tu manto y tu Amor, solo que muchos no se quieren dar cuenta, no les importa, no te sienten porque no son ni siquiera capaces de sentir las tribulaciones y dolores de los cercanos, porque están tan pendientes de ellos mismos y sus intereses, que el resto del mundo carece de relevancia.
    Pido la Bendición de Dios y por supuesto la vuestra, para nosotros los pobladores de este país y del mundo.

  2. No sé si es porque me llamo Isabel, pero esta escena del Evangelio la visito con frecuencia.
    Cada mañana me gusta esperar a María, que Ella me visite, que me llene de su alegría, de su amor, de su grandeza; que me enseñe el camino hacia su Hijo; que me enseñe a ser madre, esposa, hija; que me ayude a darme incondicionalmente como hizo Ella.
    La pido que siga teniendo fuerza en mis manos, en mis pies, en mis ojos para seguir caminando.
    Y la doy gracias por estar siempre a mi lado, porque es Ella la que me ayuda siempre en los momentos malos.
    Gracias María, gracias Madre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *