Vigilancia y calma

15 de julio
Martes XV
Is 7, 1-9 Vigilancia y calma

Dos sustantivos que se transforman en un imperativo, en una exhortación. Ante la amenaza que puede destruir a Israel el profeta recomienda vigilancia y calma. Ante las amenazas a atenazan mi vida, y me pueden acobardar (¿cuáles son las amenazas que me intentan separar de ti?) me recomiendas, Señor vigilancia y calma. Vigilar atento, darme cuenta de lo que sucede. Y no temer ni perder la calma, pues tú eres mi paz.

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa.

Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *