Viernes santo

21 de marzo
Viernes Santo

Salmo 30  Tú eres mi Dios

 Porque tú eres mi Dios. Mirarte en la cruz. Ir más allá de la mirada. Contemplar desde el corazón. Sin palabras. Latiendo de amor. Saber, más allá de toda sabiduría, que junto a  tu cruz, en tus manos crucificadas, abiertas y redentoras, encomiendo mi espíritu. Acogerme junto a ti; confiar en ti; esperar en ti. Crucificado. Y dejar que me digas, que me muevas, que me unas a ti. A tu vida, y a tu muerte en cruz. Cada día. Amén.

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa. Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

1 opinión en “Viernes santo”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *