Verte

25 de marzo
V domingo de cuaresma

Jn 12, 20-33 Quisiéramos ver a Jesús

Este es el deseo que abre el evangelio de hoy, el deseo que anida en el corazón de tantos hombres y mujeres que quieren verte, que viven en la ceguera de tu presencia, que te buscan sin encontrarte. Ese es mi propio deseo desde el anhelo de saberte presente y ausente, de una manera misteriosa, maravillosamente cercana en tu palaba, en la eucaristía, desde la visión de la fe. Verte, Señor; mirarte desde tus propios ojos. Este es siempre el deseo.

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa. Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

2 opiniones en “Verte”

  1. ¡¡Si yo quisiera ver más a Jesús!! Sé que te tengo muy dentro de mi, también en los doliente, en los que viven en plena soledad y agradecen una pequeña visita. Tú alientas sus vidas. Ellos me hacen palpar Tú presencia, la necesidad de no adormecerme.
    ¡¡Deseo que la semilla germine plenamente!!

  2. Quisieramos ver a Jesús, tocarle, sentirle, tenerle, mirarle, escucharle….
    Ese es mi deseo, mi sed, mi necesidad, y entonces miro a mi hermano, al que tengo cerca, al que está enfermo, al que sufre, al que está solo, al que me mira reclamando ayuda, y entonces te veo, Señor, porque el que tengo enfrente eres tú pidiendome que yo sea tus manos, tus pies, tu boca con mis hermanos.
    Quiero verte, Señor, no me hagas cerar los ojos delante del que sufre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *