Venite

4 de enero
Feria de Navidad

Jn 1, 35-43 Venid y lo veréis

Siempre llamado. Siempre convocado. Más allá del tiempo: en el pasado, en el futuro, ahora mismo, en este presente de gracia y densidad en tu amor. Ven, ven a mí, amado mío, levántate y ven a mí. Ven  a adorarme en la pobreza de Belén para que te muestre mi riqueza, ven a adorarme en lo que es insignificante y tiene todo el significado, ven a adorarme en un acto de amor sin límites para recibir al amor que no tiene límites. Ven para ver más allá de tu ceguera. Contempla y adora. Así sea.

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa. Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

2 opiniones en “Venite”

  1. Señor, nunca me has dejado de llamar, ni a mi, ni a nadie.
    Solo debemos estar atentos a esa llamada, para poder gozar de tú compañía.
    Pienso en los discípulos, en el gozo del encuentro, en la decisión de seguirte, y pasar por lo que la vida les deparó. Enseñame tus caminos Señor, que yo sepa mostrarlo a los demás con mi vida.

  2. Alzo mi voz a Dios gritando ¿dónde vives?, nos respondes con cariño ¿qué buscáis?, sin ti mi alma rehusa el consuelo.
    Venid, dejad que os mire

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *