Vasijas de barro

14 de junio
Viernes X

II Cor 4, 7-15 El tesoro del ministerio lo llevamos en vasijas de barro

Para que se vea que una fuerza tan extraordinaria es de Dios y no procede de nosotros. Me paro y me doy cuenta: el tesoro que me has hecho descubrir, la veta de todos los bienes para comprar el campo del tesoro, el ministerio recibido, la fragilidad con que te acojo, el propio pecado, las maravillas que realizas a través nuestra, tu fuerza que se manifiesta en mi debilidad, todo el bien, la belleza y la bondad que proceden de ti y que llegan a mí. Y te doy gracias.

06.14

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa.

Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

4 opiniones en “Vasijas de barro”

  1. Amen…
    Tambien en mi vocación de matrimonio, como escuela de misericordia, Señor me doy cuenta las cosas grandes que has hecho en nosotros. Este amor de donación, este potencial de entrega… En mi debilidad me haces fuerte.
    Amen.

  2. Caidos, pero no aniquilados, los perseguidos por defender la justicia impulsan el mundo con su dignidad

  3. “Para que se vea que una fuerza tan extraordinaria es de Dios y no procede de nosotros.”
    El que diga lo contrario no conoce sus flaquezas. tenemos la gran dicha de poder colaborar, llevando la Vasija, pero cuidándola como el mayor de los tesoros recibido de la Vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *