Vanidad

27 de septiembre
Jueves XXV

Ecl 1, 2-11 Vanidad de vanidades, todo es vanidad

Enorme es el principio de este libro lleno de sabiduría: vanidad de vanidades, todo es vanidad. Deja que esta Palabra resuene en mis adentros, con el diapasón de tu gracia abonándola en mi interior: vanidad de vanidades, todo es vanidad. ¿Qué saca el hombre de todas las fatigas que lo fatigan bajo el sol? Todo es relativo, solo tú permaneces. ¿Entonces, Señor, a qué viene tanta vanidad vital?

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa. Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

1 opinión en “Vanidad”

  1. En vano corremos tras el viento intentando atraparlo
    y sin aliento perseguimos al sol ignorando su ocaso

    Buscamos la vida sin pensar que la muerte también nos busca
    y nos enredamos escalando montañas llenas de huesos

    Pero un día el aliento de la muerte rozó mi cuerpo
    y desperté a una realidad impactante, infinita, clara y sincera

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *