Un mercado

15 de marzo
Domingo III cuaresma

Jn 2, 13-25 No convirtáis en un mercado la casa de mi Padre

Tu Palabra, Señor, ha venido acompañada de la imagen de la Porciúncula, la pequeña iglesia que, en un pedazo de tierra, a las afueras de la ciudad, San Francisco de Asís restauró con sus manos. Así empezó su obra de restauración de la Iglesia universal. Alejado del centro y del poder, desde la pobreza más radical, desde la humildad más constructiva….sin relación con mercado del consumo en el que vive nuestra sociedad, y los que formamos la Iglesia. Haznos, como a San Francisco, tuyos en la pobreza,  no mercaderes del absoluto. 

031540 días con los cuarenta últimos: Benín

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa. Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

1 opinión en “Un mercado”

  1. Y es mi cuerpo tu templo Señor, ayúdame a no sucumbir en esta vorágine consumista en la que todo tiene su precio, a cuidarlo todos los días, para tenerlo preparado para Ti siempre, a evitar todo aquello que me perjudica, para no ofenderte, todos los excesos pues entiendo que a Ti no te son gratos. Fortaléceme para perserverar y no desfallecer en el intento. Gracias Señor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *