Tus moradas

26 de julio
San Joaquín y santa Ana

Salmo 83 ¡Qué deseables son tus moradas, Señor!

Desgrano el salmo y voy dejando que sus frases sean oración en cada instante de mí día, sembrado por tu palabra, lleno de ti. Mi alma se consume y anhela los atrios del Señor; mi corazón y mi carne retozan por le Dios vivo; dichosos los que viven en tu casa, alabándote siempre; dichosos los que encuentran en ti su fuerza; vale más un día en tus atrios que mil en mi casa.
Dejo que tu Palabra se haga silencio de alabanza en mi.

07.26

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa.

Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *