facebook twiter

Tus moradas

26 de julio
San Joaquín y santa Ana

Salmo 83 ¡Qué deseables son tus moradas, Señor!

Desgrano el salmo y voy dejando que sus frases sean oración en cada instante de mí día, sembrado por tu palabra, lleno de ti. Mi alma se consume y anhela los atrios del Señor; mi corazón y mi carne retozan por le Dios vivo; dichosos los que viven en tu casa, alabándote siempre; dichosos los que encuentran en ti su fuerza; vale más un día en tus atrios que mil en mi casa.
Dejo que tu Palabra se haga silencio de alabanza en mi.

07.26

Deja tu comentario ››

Este mensaje fue publicado el 26 Julio 2014 en Meditación diaria
y ha sido leído hasta el momento por 3565 visitante(s)
« Barro   Tesoro I »

No hay comentarios »

Todavía no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. | TrackBack URI

Deja tu comentario

XHTML Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> .