Tu resplandor

25 de enero
Conversión de san pablo

Hechos 22, 3-16 De repente una gran luz me envolvió con su resplandor

Sin causa aparente, salí de la oscuridad y en esa tarde tu luz su hizo aurora de alba, estrella matutina, venus del ocaso, sin tiempo, sin principio, sin fin, todo en un instante eterno, el ser embebido, unido a todo lo que es tuyo, perdido en el universo, perdido el ser en tu inmensidad, todo tuyo, sin saberlo, muerto en vida, resucitado, vivo en tu plenitud inesperada. Te desconozco ahora y eres mi ser, pues sin ti nada y vacío, y en ti todo es nada.

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa. Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *