facebook twiter

Tu mano

23 de diciembre

Lc 1, 57-66 La mano del señor estaba sobre él

Tu mano, Señor, tapa mi boca y me deja mudo, entre la admiración y el asombro, por el misterio que me anuncias, que se avecina. Tu mano, Señor, suelta mi boca para que bendiga tu paso por mi vida. Tu mano me sostiene, tu mano me acompaña, tu mano me protege, tu mano me hace caminar por las alturas, me saca del abismo, me levanta. Tu mano, Señor, me acaricia, me bendice, me hace y me deshace. Tu mano de alfarero.

12.23

Deja tu comentario ››

Este mensaje fue publicado el 23 Diciembre 2014 en Meditación diaria
y ha sido leído hasta el momento por 1229 visitante(s)

No hay comentarios »

Todavía no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. | TrackBack URI

Deja tu comentario

XHTML Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> .