Tu carne

7 de marzo
Viernes después de ceniza

Is 58, 1-9 Y no cerrarte a tu propia carne

Ese es el ayuno que tú quieres, y que lleca con toda la fuerza de tu Palabra, con todo tu caudal: quieres que abra las prisiones injustas, que haga saltar los cerrojos de los cepos, dejar libres a los oprimidos; quieres que parta mi pan con el hambriento, hospedar a los pobres sin techo, vestir al desnudo y no cerrarme a mi propia carne, en la carne sagrada de la humanidad, que es tu amor encarnado.

03.07

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa. Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

2 opiniones en “Tu carne”

  1. Me invitas a la conversión, a la entrega del hermano, a quitar lo superfluo de mi corazón.
    ¡¡Hazme Señor, ser muy sensible con las necesidades ajenas, donde siempre vives Tú!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *