Tu delicia

10 de julio
Viernes XIV
Salmo 36 Sea el Señor tu delicia….

Tú mi delicia, Señor. Cuando veo y gusto qué bueno eres, eres mi delicia; cuando experimento tu cercanía y tu ternura infinita, eres mi delicia; cuando tan dulcemente hieres de mi alma el más profundo centro eres mi delicia; cuando me llenas de ti y me vacía de mi mismo, eres mi delicia; cuando rompes la tela del dulce encuentro, eres mi delicia; cuando no se pero se te, eres mi delicia; cuando, como ahora, quiero que seas mi delicia de verdad, eres mi delicia.

Sea el Señor tu delicia y él te dará lo que pida tu corazón.

0710

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa.

Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

Un comentario en “Tu delicia”

  1. En El confío plenamente. Me llena de paz y tranquilidad saber que estoy en sus manos. Eso es una delicia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *